Sexo, Muerte, Rock 3 c8 (Fin)







Título: Sexo, Muerte, Rock 3
Categoría: Original
Serie: Sexo, Muerte, Rock
Género: Yaoi
Clasificación: no -18 años
Advertencia: Lemon, Violación, Shota, S&M suave
Capítulo: 8 de 8 Finalizado: Sí
Resumen: Sexo Muerte y Rock, las tres palabras que más le gustan al protagonista de esta historia.
3ª historia. Princesa y Cachorrito.
Gin sigue a Argón a donde quiera que vaya utilizando a Blake como escusa, y los recuerdos regresan a ellos inevitablemente.



—Me sorprendió mucho lo bueno que eras—se levantó y se acercó despacio al pelinegro que seguía inmóvil.
—Tú no fuiste para nada el primero—guardó a Sarah en su funda y la dejó sobre unas cajas.
—Lo sé, pero sí fui con quien más disfrutaste ¿cierto?—acarició los cortos cabellos con sus dedos provocando que el cuerpo del menor se tensara.
—Fuiste la primera persona con quien deseé hacerlo—se giró un poco y cogió entre sus manos unos de los largos y sedosos mechones plateados—además al principio fuiste muy dulce y atento.
—Pero luego comencé a enseñarte cómo complacerme y me volví más rudo—rió, rodeando su cintura con un brazo.
—Rudo no es suficiente para definirte.

~~~~~~~~~~~~~~~SEXO~~~MUERTE~~~ROCK~~~~~~~~~~~~~~~
—Vamos princesa, no te dejaré venirte hasta que me la chupes como te he enseñado. La disciplina también es una parte muy importante del entrenamiento.
—Nn! Umm…
El pequeño tenía el miembro de Gin en su boca e intentaba chuparlo como le ordenaba pero le resultaba muy difícil concentrarse, su mente sólo podía pensar en que necesitaba correrse con urgencia. Tenía atado a su pene unas tiras de cuero que le apretaban e impedían venirse, además de un vibrador en la base de sus genitales cuyo mando estaba en la mano del peliplateado quien aumentaba o disminuía la velocidad dependiendo de lo bien que lo hiciera el pequeño. También tenía atado a su torso una especie de arnés de cuero y a su cuello una correa de perro y el extremo de esta estaba en la otra mano del mayor y tiraba de ella cada vez que intentaba apartarse, casi estrangulándole.
—Ahora ya no pareces una princesa, más bien una sirvienta… no, mejor aún, un perro. Con estos ojos tan ardientes me recuerdas a un perro, un cachorrito—le decía sonriente aumentando la velocidad del vibrador—a partir de ahora te llamaré cachorrito. ¿Cómo hacen los cachorritos? ¿Hum? Ladra como un cachorrito—hizo que sacara de la boca su miembro tirando de la correa.
—Guau! guau!—ladró el pequeño, quería eyacular y haría lo que fuera para conseguirlo.
—Buen chico, quiero correrme en tu cara, ya sabes lo que hacer—dio un tirón a la correa acercándolo de nuevo.
Argón cogió el miembro entre las manos y comenzó a masajearlo mientras lo frotaba con sus sonrojadas mejillas y su lengua. Gin se vino sobre su rostro y el pequeño se quedó sentado en el suelo jadeante, con el manchado rostro levantado en espera de que desatara aquel artilugio que aprisionaba su erección. El peliplateado se tumbó sobre la cama y tiró de la correa para que el menor se pusiera sobre él. Con el trasero del pequeño sobre su pecho desató las tiras de cuero dejando libre el pequeño miembro, encendió el vibrador y el pelinegro no pudo contenerse más, se corrió sobre su pecho muy abundantemente con un intenso gemido.
—Perro malo, me has manchado entero—decía sonriente acariciando el trasero del pequeño, que aun se estaba recuperando—ahora tendrás que limpiarme con tu lengua.
El pequeño se dio la vuelta sentándose sobre la entrepierna de Gin y comenzó a lamer su pecho, limpiándolo de su propio semen y también limpiando su rostro aun manchado.
—Nya!!—El peliplateado puso en marcha otro par de pequeños vibradores que había introducido en el interior del pequeño.
— ¿“Nya”? eso no es lo que dicen los perros—aumentó la velocidad de los vibradores.
—Guau!! Gu-guau!! A-ah… g-gua- ¡Ah!—Argón se retorcía y cayó sobre la cama temblando.
Intentó meterse los dedos para sacar aquellas dos cosas que lo estaban torturando.
—No, no, no. Eso no se hace cachorrito, sabes que no puedes quitarte nada que te ponga, perro malo—cogió otro de los múltiples juguetes que tenía consigo, unas esposas mullidas de pelos rosas, y se las puso al pequeño encadenándole a la cabecera de la cama—ahora tenemos que adaptar tu entrada a mí. ¿Qué te parece cachorrito?—cogió dos correas y ató a la cama las piernas del pequeño por las rodillas dejándoselas levantadas.
Gin le penetró sin delicadeza alguna aunque su entrada ya estaba algo dilatada gracias a los vibradores. La metió por completo empujando los dos aparatitos más dentro y se quedó quieto en su interior. Aumentó la velocidad de los vibradores con el mando hasta el máximo y vio como el cuerpo de Argón se retorcía aun más gimiendo y gritando, intentando imitar los ladridos de un perro para complacerle.
—Guau! Ah! ¡Páralo! Ah! G-gua…—suplicaba agitándose, sintiendo como a todo su cuerpo lo recorrían corrientes eléctricas, no podía aguantar más aquello.
— ¿Tan mal se siente?—preguntó sonriente—creo que esta cosita no opina lo mismo—frotó la punta de su miembro de estaba otra vez erecto y duro—de todas formas si quieres que pare tendrás que pedirlo bien. ¿Cómo te he enseñado cachorrito?
—Guau! Mi hermoso… y adorado… maestro… Ah! Por favor… pa-para eso… G-guau… Ah!!—Gin le hizo caso y bajó la velocidad de esos vibradores pero puso otro en la punta de su miembro y dos más en sus pezones.
—Parece que estos juguetitos te gustan mucho cachorrito, tu cuerpo está muy caliente… tendremos que enfriarlo un poco—desabrochó las tiras de cuero que envolvían su torso y con un hielo recorrió las marcas rojas que habían dejado.
El pequeño no dejaba de gemir, por su rostro se derramaban lágrimas y su mente ya estaba desbordada de intensas sensaciones que no sabía distinguir entre placenteras o dolorosas. Llevaba toda la noche haciendo el amor (si es que se podía llamar así) con ese hombre, y como aquella muchas noches antes. Gin se había convertido no sólo en su maestro sino en su dueño en la cama. Lo dominaba de un modo increíble, con suma facilidad, como si estuviera adiestrando a un pequeño cachorro y de algún modo aquello le gustaba porque en el fondo lo trataba dulcemente, por primera vez sentía que tenía un verdadero amante y no sólo un violador. Por su parte Gin se estaba volviendo loco, aquel chico de sublimes ojos del color del fuego lo atraía más que nada en el mundo, lo excitaba como nunca lo había hecho nada ni nadie más. ¿Cómo podía atraerle tanto un simple niño? ¿Qué tenía Argón de especial? Por primera vez en su vida deseaba tener algo más que sexo.
~~~~~~~~~~~~~~~SEXO~~~MUERTE~~~ROCK~~~~~~~~~~~~~~~
—Pero eras un buen aprendiz y también disfrutaste mucho— le sorprendía ver cómo los ojos de Argón aun seguían rojos, brillando muy intensos.
—Era imposible no disfrutar contigo…—ya no podía aguantar más, su voz temblaba incontrolablemente y sentían que en cualquier momento las lágrimas comenzarían a manar.
—Echo de menos aquellos tiempos, me sentía realmente feliz…
Argón le abrazó y le besó sin poder controlar más su cuerpo y Gin correspondió al desesperado contacto. ¿Cómo podía decir unas palabras como aquellas, que hacían sangrar tanto a su corazón?
—Lo siento…—el pelinegro se separó de él bruscamente.
Cogió a Sarah y salió corriendo de aquel lugar dejando al mayor confuso, con el corazón latiendo a mil. Argón fue a la calle y comenzó buscar desesperado algo que calmara su interior, que consiguiera dejar su mente en blanco. No fue hasta que llegó a la playa cuando encontró justo lo que necesitaba.
—¡¡Argón!! Al fin te encuentro yo-
Blake fue callado por los labios del pelinegro que buscaron rápidamente su lengua. Se lo llevó a un rincón entre las rocas, por suerte ya era de noche y pudieron tener sexo allí mismo, y aunque hubiera sido de día Argón no habría podido aguantar.
— ¿Qué es lo que ha pasado? Eso ha sido muy raro—preguntó el ojigris cuando acabaron.
—No sé a qué te refieres—el pelinegro intentaba librar a sus botas de la gran cantidad de arena que había entrado en ellas.
—Mientras lo hacíamos… susurraste el nombre de Gin.
—No digas estupideces—acabó de colocarse la ropa y caminó en dirección al paseo, donde estaba aparcada su moto.
—Es cierto, me llamaste Gin ¿Qué ha pasado con él? ¿Os habéis encontrado? ¿Por eso estabas tan alterado?—quería saber, necesitaba saber que era lo que Argón tenía con el peliplateado.
—¡¡CÁLLATE!! Cierra tu maldita boca de una vez—le gritó el pelinegro apretando furioso los puños—Escúchame bien. No te acerques a Gin por nada del mundo, jamás. Nunca le pidas ayuda a él, lo único que conseguirás será que todos tus planes se jodan. ¿Lo entiendes? Gin es el tipo de persona que sólo se preocupa por sí mismo y piensa más con la polla que con el cerebro. No te hará nada bien tenerle cerca—le advirtió muy serio, con su corazón latiendo muy acelerado.
No quería que Blake se acercara a Gin, le recordaba demasiado a sí mismo.
—Um… d-de acuerdo… —afirmó con la cabeza efusivamente.
—Sube, quiero marcharme ya de aquí—le dijo arrancando la moto.
El ojigris se puso la guitarra del pelinegro a la espalda y sentó tras él sin decir ni una sola palabra más. Le daba mucha pena no volver a ver a Gin, no le conocía mucho pero había disfrutado como nunca de aquella noche que había pasado con él y deseaba ver a Argón tan vulnerable como había estado, pero sabía que sin el peliplateado allí sería incapaz. Pero también se alegraba mucho de que Argón le dejara ir con él para ser su aprendiz.
~~~~~~~~~~~~~~~SEXO~~~MUERTE~~~ROCK~~~~~~~~~~~~~~~
—Hola Alfa—R había llamado a Argón y este enseguida paró en una gasolinera para contestar.
— ¿Qué quieres?—respondió con tono seco.
—Vaya, no seas tan hostil—rió la distorsionada voz—sólo quería saber cómo te está yendo con tu nuevo aprendiz y con Gamma.
—¡¡Bastardo!! ¡¿Por qué demonios le has tenido que enviar a él?! ¿Es que no había otro agente para ocuparse de esto?—le gritó furioso.
—Tranquilo Alfa, pensé que te alegraría estar cerca de él—R se estaba divirtiendo mucho con la reacción del pelinegro.
—¡¡Cabrón!! Sabes perfectamente cuál es la situación entre Gamma y yo ¿a qué coño estás jugando? ¡Deja de manipularme a tus anchas!—lanzó el teléfono contra la pared dejándolo hecho mil pedazos— ¡maldito hijo de puta! ¡Juro que algún día lo mataré! ¡¡Dejaré de ser su marioneta!!

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~CONTINUARÁ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Waaaaaaaaaa!!!!! *Llorando a mares* ya terminó... la tercera parte de mi historia más importante y más larga...
Pero este no es el final!!!! Pronto la cuarta parte!!

3 comentarios:

  1. D: mas te vale darme la cuarta parte o yo misma te matare :@ jaja ok no :3 me encantó esta serie x3 aunque aun te odio por la muerte de ryou :( *soy reencorosa e.e*
    oye, soy un poco idiota para entender los sentimientos de la gente xD pero, a Argón le gusta gin, cierto? D: o es mi imaginacion?
    sigue así con tu fanfic :D "R" me recuerda a "L" :B espero que para la cuarta temporada pongas más acción, algo así como: Argón se convierte en el enemigo de "R" o algo así :)
    ah, por cierto, ese chico que tienes para adornar el blog me hace pensar que es argón :D (lol su verdadero nombre me sorprendio :3)
    buenoooop creo que eso es todo :B felicitaciones, seguiré pendiente de este maravilloso fic C:

    ResponderEliminar
  2. OH DIOS MIO hacía millones de años que una serie me enganchaba asi!!!!!!!! es totalmente adictiva! sé que solo he comentado en el primer y l ultimo cap de la primera parte, pero esque no podia para de leer!! para cuándo la cuarta parte???porfaaaaaa que sea rápido.
    La verdad, me soprende bastante que esta historia me haya enganchado tanto, ya que normalmente me gustan las historias con más acción, y que me deprimió bastante que muriera Ryou (en serio, todavía lo adoro) pero supongoq ue es porque toodos lospersonajes son absolutamente adictivos, especialmente Gin y Argón. besis, te suplico que actualices pronto

    ResponderEliminar
  3. OH POR DIOS ESTA SERIE ES REALMENTE GENIAL....YA QUIERO VER LA CUARTA PARTE....WAAAAAA CREO QUE ME VOY A MORIR ESPERANDO...
    Argón hasta chikito era sexy..-no puedo creer q lo dije- ...antes tenía mal concepto de Gamma...pero ahora AAA...aunq espero q nao siga vivo...si sora y el angelito no sobrevivieron...al menos el...PORFA PORFA....Q SIGA VIVO

    ResponderEliminar