Amor De Vampiro


Título: Amor de Vampiro
Serie: D.Gray-man   Personajes: Lavi, Krory
Género: Yaoi
Clasificación: +18 años   Advertencias: lemon
Capítulos: One-shot
Resumen: Tras aquella batalla en la que bebí la sangre de Lavi he sido incapaz de quitármelo de la cabeza. Lo único que deseo es beber de nuevo su sangre pero la situación entre nosotros se ha vuelto realmente fría.

Aquella batalla lo cambió todo. Puede que no fuera muy significativa para la guerra, pero a mí me cambio la vida por segunda o más bien tercera vez. Estaba hambriento, tremendamente hambriento, no tenía energía alguna y en ese momento, bajo el agua, vi su moreno cuello y mi único impulso fue morderlo. Bebí su deliciosa sangre, era sangre de humano pero aun así me resultó más deliciosa que la de cualquier akuma. Y desde aquel momento no me he podido quitar de la cabeza ese increíble sabor, ni a su portador. Le observaba continuamente, hasta ese momento para mí no era más que otro compañero pero ahora ya no sabía lo que era.
—O-oye Lavi ¿Cómo están tus heridas?—le pregunté al pelirrojo, tenía que acercarme a él de algún modo, para poder al menos percibir el olor de su sangre.
—Bien, todas se están curando bien—me contestó con su sonrisa de siempre—. ¿Y las tuyas Krory?
—Han sanado casi todas— ¿Por qué estaba tan nervioso? Normalmente era capaz de hablar con él tranquilamente—. Um… ¿y la del cuello?
—Sí… esa también está bien…—contestó tras un breve silencio.
Se hizo un incomodo silencio. Al parecer la relación que teníamos no podía ser de nuevo la de antes. Probablemente él me odiaba por haberle hecho aquello. Deseaba acercarme a Lavi, deseaba que nuestra relación pudiera mejorar, pero tenía la certeza de que si me acercaba demasiado a él llegaría un momento en el que no pudiera controlar mis impulsos y bebería de nuevo su sangre.
Por la noche, mientras todos dormían, me acerqué a la cama donde se encontraba Lavi y me senté en el borde. Observé su rostro, me pareció realmente lindo con aquellos cabellos rojos cayendo a su alrededor. Mi corazón comenzaba a acelerarse. Acerqué mis dedos a su rostro y lo acaricié suavemente esperando que no se despertara. Su piel era muy suave y tersa… Acaricié sin darme cuenta sus labios y poco a poco me acerqué a ellos hasta casi besarlos.
— ¿Qué haces Krory?—preguntó Lavi cuando apenas me faltaban un par de centímetros para besarle.
— ¡Waaaa!—me levanté y me alejé un par de metros de un salto—. Em… ah… etto… yo… bueno… um… eso…—era incapaz de juntar dos palabras con lógica.
— ¿Querías besarme?—dijo incorporándose en la cama.
—Aam… yo… eh…
—Deja de hacer eso, estás rojo como un tomate. Siéntate y cálmate—se desperezó y me indicó que me sentara a su lado y así lo hice—. Tenemos que aclarar todo lo que ha pasado.
—Bueno… yo… verás…
—Cállate, ya hablo yo. Desde que me mordiste ambos nos hemos comportado extraño, pero esto de intentar besarme ha sido la gota que colmó el vaso—Lavi parecía realmente enfadado—. ¿Por qué querías besarme? Y no tartamudees.
—Creo que me gustas, desde que te mordí no he podido dejar de pensar en ti y creo que me gustas—contesté intentando controlar mi voz.
— ¿Pero te gusto por mi sangre o como persona?
—Um… como persona… creo… no estoy seguro—realmente mis sentimientos estaban muy confusos.
—Eso no me vale, tienes que aclararte Krory—me dijo mirándome fijamente.
— ¿Pe-pero cómo voy a hacerlo Lavi?—no había nada que deseara más que aclararme pero era incapaz.
Lavi se lanzó sobre mí tumbándome en la cama.
—Vamos a hacerlo—me dijo sentado sobre mí.
— ¿Ha-hacerlo? ¿Hacer el qué?—pregunté con mi corazón saltando en mi pecho.
— ¿Tú qué crees? Vamos a tener sexo.
— ¿Eh?—mi mente estaba completamente en blanco ¿lo estaba diciendo en serio?
—Si consigues hacerlo sin morderme, sin beber una sola gota de mi sangre, eso significara que te gusto como persona.
—Pero aunque me gustes así tú…— ¿Qué importaba si me gustaba como persona o por su sangre?
—Eso ya lo hablaremos luego.
Me besó intensamente, sus labios eran verdaderamente deliciosos, me estaba excitando muchísimo solo con aquel contacto. Bajó las manos por mi pecho desabrochando mi camisa mientras yo tan solo me atrevía a acariciar sus caderas.
— ¿En serio vamos a hacerlo?—le pregunté sin poder creérmelo.
—Calla y actúa.
Lavi comenzó a besar mi pecho, lamiendo y dejando marcas a su paso. Yo estaba paralizado, no sabía qué hacer. El pelirrojo se quitó la camiseta y me miró algo enfadado.
—Si no fuera porque tu entrepierna está ya despierta nadie diría que te gusto—me dijo moviendo sus caderas, rozando su erección contra la mía.
—Es que… esta es mi primera vez… con un hombre…—le dije sintiéndome sofocado.
— ¿En serio? Bueno, yo te enseñaré entonces—desabrochó sus pantalones y se quedó completamente desnudo sobre mí.
Se quitó la cinta de la cabeza y ató mis manos al cabecero de la cama.
— ¿Eh? ¿Lavi Qué estás haciendo? ¿Por qué me atas las manos?
—Si no las usas bien son una molestia—no hizo caso de mis quejas y siguió a lo suyo.
Me quitó los pantalones junto a la ropa interior y lamió de abajo a arriba mi erección. ¿Realmente aquello estaba ocurriendo? Era como un sueño, un maravilloso sueño, pero las sensaciones eran demasiado realistas como para serlo. La felación que me estaba haciendo Lavi parecía la de un profesional, sabía perfectamente que puntos tocar y cómo hacerlo. Vi como llevaba una mano a su trasero aunque no entendí porqué. Estaba más excitado que en toda mi vida, mi corazón parecía querer salirse de mi pecho y mi mente estaba simplemente en otro mundo.
—La-Lavi… voy a venirme… para…—intenté decirle, pero él no me escuchó y sin poder evitarlo me corrí en su boca.
El pelirrojo me mostró mi semilla en su boca y después se lo tragó. Me sentí aun más caliente, deseaba poseerlo, deseaba beber de nuevo su sangre… ¡No! No podía hacer eso o si no Lavi me odiaría.
—Bien, ahora vamos con otra cosa.
Se puso de nuevo sobre mí y guió mi miembro todavía duro hasta su entrada. Comenzó a penetrarse despacio, gimiendo, con un rostro deliciosamente sonrojado. Estaba tan caliente y estrecho dentro de él que perdí la cabeza, quería abrazar aquel cuerpo, sentirle más intensamente. Me deshice de las ataduras y me puse sobre Lavi. Le di un profundo beso, explorando su boca, mientras acariciaba su cuerpo caliente. Embestía cada vez con más fuerza y más profundo, escuchando sus fuertes gemidos de placer. Probablemente alguien nos pudiera escuchar en las habitaciones contiguas pero en ese momento importaba bien poco.
—Parece que vas aprendiendo—me dijo rodeando mi cuello con sus brazos—. Más profundo, ¡ah! hazlo más duro…
Masturbé a Lavi hasta que se vino entre nuestros vientres y seguido lo hice yo en su interior. Pero aquello no me bastó, quería más, quería penetrarle por más tiempo, más duro… y quería beber su sangre, morder aquel cuello tan delicado… pero no podía o aquello acabaría. Seguimos haciendo el amor durante unas horas más hasta que ambos estuvimos agotados.
—Has pasado la prueba—me dijo por la mañana.
— ¿Prueba? ¿De qué hablas?—pregunté extrañado.
—Hemos hecho el amor y no me has mordido.
—Sí… pero he tenido muchas tentaciones, me ha costado muchísimo controlarme.
—Lo sé, pero lo has hecho, no has probado una sola gota de sangre y aun así has sido extremadamente apasionado. Lo que significa que en verdad te gusto como persona—contestó sonriente.
— ¿Uh? Y… ¿Y ahora qué?—deseaba estar junto a él pero sabía que era algo prácticamente imposible.
— ¿Tú qué crees? ¿Es que lo tengo que decir todo?—se sentó sobre mi con una gran sonrisa en el rostro—. Ahora vamos a salir juntos, seremos pareja.
— ¿Pa-pa-pa-pareja? ¿En serio?—era lo que más deseaba, era simplemente maravilloso.
—Sip. Y además ahora podrás beber mi sangre si quieres, siempre y cuando no te pases claro—me dio un tierno beso en los labios.
—Pero… ¿yo te gusto?—pregunté confuso.
—Idiota, claro que me gustas, desde hace mucho. Ya era hora de que te dieras cuenta—frotó su miembro contra el mío.
—U-un momento… todo esto no sería parte de un plan tuyo ¿verdad?—pregunté viéndolo todo claro ahora.
—Tal vez—con su gran sonrisa me besó de nuevo.
Pronto ambos nos calentamos y volvimos a hacer el amor una vez más. Esta vez pude probar su sangre, tan deliciosa y tan excitante… tuve que controlarme mucho para no pasarme. Me pareció que él también disfrutaba mucho con mi mordedura, apretaba mi cabeza contra su cuello y gemía muy alto.
—Se… siente bien… es muy… excitante—me susurró limpiando con su lengua los restos de sangre de mis labios.

—Oye… Krory, ¿Qué fue eso de anoche? Se oía algo raro en tu habitación—me preguntó Allen.
— ¿Anoche? Em… etto… no sé… de qué hablas…—lo sabía, sabía que nos habían escuchado, quería que la tierra me tragara y encima a mi espalda Lavi se estaba riendo por lo bajini.
—Ya, claro. Dile a Lavi que la próxima vez se contenga un poco—dijo el general Cross.

FIN

4 comentarios:

  1. jajjajajajja esta bueno me re gusto re wauuu te felicito gran trabajo jejej

    ResponderEliminar
  2. Tienes mucha imaginación! Está buenos para un guión de una serie de TV!

    ResponderEliminar
  3. Cortito, pero matón.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  4. yo también digo lo mismo cortito pero pegajoso que no puedes dejar de leer ^-^

    ResponderEliminar