Sexo, Muerte, Rock 3 c2







Título: Sexo, Muerte, Rock 3
Categoría: Original
Serie: Sexo, Muerte, Rock
Género: Yaoi
Clasificación: +18 años
Advertencia: Lemon, Violación, Shota, S&M suave
Capítulo: 2 de 8    Finalizado: No
Resumen: Sexo Muerte y Rock, las tres palabras que más le gustan al protagonista de esta historia.
3ª historia. Princesa y Cachorrito.
Gin sigue a Argón a donde quiera que vaya utilizando a Blake como escusa, y los recuerdos redresan a ellos inevitablemente.

— ¿Qué quieres R? estoy de vacaciones y tengo en el cuarto a un chico de cuerpo 10, surfista para más señas—le contestó cuando su jefe llamó por teléfono.
—Alfa tus vacaciones han acabado, ya llevas tres semanas ¿con cuántos chicos te has acostado?—le preguntó riendo.
—Creo que unos… 19, la mayoría surfistas—se recostó contra la pared de la terraza.
—Así que casi uno por noche ¿eh? Eso es suficiente ¿no crees? Es hora de que te pongas a trabajar de nuevo.
—Está bien, está bien, ¿Qué tengo que hacer?—a decir verdad ansiaba ponerse a trabajar de nuevo, el sexo estaba muy bien pero matar le producía prácticamente la misma satisfacción y también se había vuelto adicto a ello.
—Como ya te dije tienes que ser el maestro de Beta. Te mandaré una dirección y allí te reunirás con él. Espero que formes a un buen agente igual que tú fuiste formado.
—No es necesario que me recuerdes el pasado—aquellos tiempos en que aprendió a ser un buen asesino le resultaban bastante vergonzosos— ¿Qué día tengo que reunirme con él?
—Pasado mañana llegará allí, cuando os encontréis podrás llevarle a donde quieras y matar a quien quieras, todo lo dejo en tus manos, no te encargaré ningún trabajo más salvo que sea muy importante, ese chico será tu prioridad Alfa. ¿Has entendido?
—Sí, no te fallaré R.
Ambos colgaron y enseguida Argón recibió un mensaje en el que le decía el lugar donde se reuniría con el ojigris.
— ¿Ya has acabado? Estoy muy caliente—un joven cachas de piel extremadamente bronceada y cabellos casi blancos se acercó a él.
—Me temo que tendrás que enfriarte tú solo, yo tengo que irme—le dijo entrando en la habitación.
— ¡Oye David! ¡No puedes hacerme esto!—el cachas le cogió por el brazo enfurecido.
—Vete a follar con otro, tengo trabajo—le dio un puñetazo lanzándolo contra la pared, no iba a dejarse amedrentar por un idiota como ese.
Se echó la guitarra a la espalda y bajó a la calle. Miró el mar por última vez, esperaba poder viajar un tiempo por la costa para sentirse aun mejor.

~~~~~~~~~~~~~~~SEXO~~~MUERTE~~~ROCK~~~~~~~~~~~~~~~

—Blake, el director te llama, tienes visita—le dijo el jefe de su piso cuando apenas se había despertado.
—Ya voy… Ugh!—sintió un fuerte dolor en su trasero.
— ¿Qué? ¿Anoche también se divirtieron contigo?—le preguntó el joven riendo.
— ¡Esos idiotas son unas bestias, je! Pero esto se va a acabar pronto—masculló sabiendo que quien le había ido a visitar le iba a sacar de allí y llevar junto a Argón.
Se vistió y se dirigió al primer piso donde se encontraba el despacho del director siendo observado por algunos de los jóvenes que ya se habían acostado con él o que deseaban hacerlo. Llamó a la puerta y entró sin esperar respuesta. Frente a él se encontró a un hombre alto, de sedosos y deslumbrantes cabellos plateados, largos hasta más allá de la cintura; ojos brillantes y dorados que parecían inocentes y una piel suave y luminosa que lo provocaba para acariciarla. Vestía un traje de blanco pulcro que dejaba vislumbrar las perfectas formas de su cuerpo. Cuando el ojigris pasó a su lado pudo percibir un embriagante olor frutal de aquellos increíbles cabellos.
—Blake, este es Gregory Murphy, es un primo segundo de tu padrastro, ha aceptado ser tu tutor legal—le dijo el director que no le quitaba el ojo de encima al peliplateado, probablemente extasiado por su belleza. El ojigris conocía bien sus gustos ya que había sido el primero con el que se había acostado.
—Es un placer conocerte Blake, espero que nos llevemos muy bien—le dijo con una gran sonrisa que hizo que su corazón diera un salto en su pecho.
—Yo también lo espero señor Murphy—sabía que aquel hombre era el enviado de R y probablemente era un asesino como Argón pero aun así sentía que había algo muy tenebroso tras esa mascara de amabilidad.
—No es necesario que me llames señor, con Greg está bien. Bueno, entonces ve a tu cuarto y recoge tus cosas mientras acabo con el papeleo.
—De acuerdo, te esperaré abajo, adiós director—miró al viejo director con una pervertida sonrisa.
Para aquel hombre era una verdadera lástima que Blake se marchara ya que sabía muy bien como dar placer. El ojigris fue rápido a su cuarto, ansioso por encontrarse de nuevo con Argón. Empezó a recoger sus cosas y poco a poco a su alrededor comenzaron a reunirse muchos chicos, aquello no le gustaba nada, eran los muchachos con los que se había acostado y los que querían hacerlo.
— ¿Así que te vas a marchar?—preguntó uno de los chicos.
—Has estado muy poco tiempo aquí.
—No hemos podido disfrutar lo suficiente de ti.
— ¿Por qué no te quedas un tiempo más?
—Seremos buenos contigo.
Los chicos empezaron a acorralarle, se podía ver en sus rostros cuáles eran sus intenciones. Uno de ellos se le acercó y le rodeó la cintura con el brazo.
—Te vamos a hacer sentir muy bien—otro de los chicos comenzó a desabrocharle los pantalones.
Sabía perfectamente que no podría defenderse de todos esos muchachos y sólo esperaba que no fueran demasiado duros.
— ¿Blake? Vamos, tengo mucha prisa—los chicos le abrieron paso hasta que llegó al ojigris sin ser capaces de decir nada— ¿ya te has despedido de tus amigos?—rodeó sus hombros con un brazo y lo sacó de aquel rincón.
Mientras Blake acababa de recoger sus pertenencias Greg miró desafiante a los muchachos y estos retrocedieron temerosos.
—Ya podemos irnos Greg—saliendo de la habitación al lado del mayor Blake lanzó una sonrisa triunfante a los chicos.
Llegaron al coche del peliplateado y en cuanto Blake se sentó recibió un profundo beso. La lengua de Greg penetró en su boca, explorándola hábilmente, haciéndole estremecer y vibrar.
—Ah… sabes muy bien, no me extraña que todos esos chicos desearan acostarse contigo—le dijo el peliplateado relamiéndose los labios.
— ¿Tú eres…?—no se atrevía a decirlo por si metía la pata.
—Me llamo Gin, soy el enviado de R y voy a llevarte con Argón—le dijo con una sonrisa—estoy encantado de conocer a un nuevo miembro de los asesinos griegos.
— ¿Asesinos griegos?—nunca había oído eso.
—Ese es el nombre que nosotros tenemos, pero eso ya te lo explicará Argón. Antes que nada, tu nombre en clave es Beta, el nombre que uses con la gente de tu alrededor puede ser el que quieras aunque si esa persona puede pedirte un carnet usa siempre el mismo. ¡Ah, sí! Toma, este es tu nuevo carnet, si en algún momento decides cambiar tu nombre o cualquier otra cosa llama a R y él te lo arreglará—le dijo entregándoselo—espero que seas un buen asesino y trabajar contigo de vez en cuando.
—Sí, espero lo mismo—le contestó con una sonrisa algo tímida, cohibido un poco por aquel apabullante hombre.
—Por el momento vayamos junto a Argón, no le gusta nada esperar.

~~~~~~~~~~~~~~~SEXO~~~MUERTE~~~ROCK~~~~~~~~~~~~~~~

No hay comentarios:

Publicar un comentario