Sexo, Muerte, Rock 3 c4







Título: Sexo, Muerte, Rock 3
Categoría: Original
Serie: Sexo, Muerte, Rock
Género: Yaoi
Clasificación: +18 años
Advertencia: Lemon, Violación, Shota, S&M suave
Capítulo: 4 de 8   Finalizado: No
Resumen: Sexo Muerte y Rock, las tres palabras que más le gustan al protagonista de esta historia.
3ª historia. Princesa y Cachorrito.
Gin sigue a Argón a donde quiera que vaya utilizando a Blake como escusa, y los recuerdos redresan a ellos inevitablemente.

—Hum… —Blake se estiraba en la cama cuando se despertó después de la apasionada noche que había pasado junto a los dos asesinos— ¿Argón?
—Shhh… silencio, el cachorrito está durmiendo—Gin se sentó a su lado y acarició los pajizos cabellos, el rostro del joven se sonrojó al recordar lo sucedido— ¿te gustó lo de anoche?
—Sí… fue muy intenso—contestó incorporándose costosamente, su cuerpo estaba agotado y su trasero dolía mucho—parece que conoces mucho a Argón, sabes mucho de su cuerpo ¿desde cuándo os conocéis?—inquirió muy curioso, se lo había estado preguntando desde que lo había conocido.
— ¿Quieres que te cuente cosas sobre nosotros?—le dio un tierno beso—vamos a otro lugar para no despertarle.
Ambos bajaron al bar del hotel y pidieron el desayuno.
— ¿Y desde cuando os conocéis?—le preguntó el ojigris sin poder disimular su curiosidad.
—Eres muy impaciente—rió el peliplateado—le conocí cuando tenía 12 años, R le había estado observando mucho tiempo y me envió a reclutarle. Me convertí en su maestro igual que él lo es tuyo.
— ¿Cuánto tiempo estuvisteis juntos?—le miraba atentamente, teniendo medio cuerpo sobre la mesa inclinado hacia el peliplateado.
Gin le dio un lametón en los labios, haciendo que se echara hacia atrás casi cayéndose de la silla de la sorpresa.
—Estuvimos año y medio juntos, en cuanto cumplió los 14 años decidió que era el momento de marcharse. Fue una verdadera lástima, me había enganchado a su lindo cuerpo y le había enseñado como satisfacerme a la perfección, ah… aun no he encontrado a otro amante tan bueno como él—suspiró el peliplateado recordando viejos tiempos.
—Pero… ¿12 años no es muy joven para que le enseñaras esas cosas?—si sólo hubiera sido sexo normal podría haberlo entendido pero después de haberse acostado una noche con Gin sabía que él no entendía las palabras “sexo normal”.
— ¿Joven dices? Lo que yo lo enseñé fue cómo satisfacerme a mí, pero cuando yo lo conocí ya sabía todas las bases y muy bien además. A nuestro cachorrito ya lo habían maleado mucho. Y sinceramente no me extraña, ya viste anoche que su cuerpo es más que tentador, imagina como era con menos edad y la mitad de altura, con su melenita negra y los pantaloncitos cortos… ah… realmente no sé quien podría resistirse—parecía añorar mucho aquellos tiempos—por eso el primer mote que le puse fue princesa, era tan lindo… Ah! Claro, tengo que cambiarte el mote, eso de aprendiz no me gusta ¿pero cuál te pongo?
—Con Blake está bie-
— ¡Ya está! Tú serás “gatito”. Anoche me di cuenta de que cuando lames lo haces como un gatito—le dijo acariciando sus labios—te va a la perfección.
—Háblame más de Argón cuando era pequeño ¿Cómo era su vida?—preguntó intentando disimular lo nervioso que se ponía cuando le hablaba de ese modo.
— ¿Su vida? Um… fue muy dura, desde que era muy pequeño…

~~~~~~~~~~~~~~~SEXO~~~MUERTE~~~ROCK~~~~~~~~~~~~~~~
Cuando Argón despertó a la mañana siguiente sintió un punzante dolor en su trasero, un malestar que le resultaba muy familiar aunque no lo había experimentado en mucho tiempo. De pronto recordó todo lo que había pasado la noche anterior y le resultó extremadamente vergonzoso. Miró alrededor y se dio cuenta de que estaba solo en la habitación, su corazón dio un salto en su pecho, aquello no le daba buena espina. Se vistió rápidamente, intentando ignorar el dolor, costándole mantenerse en pie. Bajó al bar del hotel y vio sentados juntos a Gin y Blake, el ojigris parecía estar muy atento a lo que le estaba contando el mayor. Se acercó rápidamente a ellos y puso una mano sobre el hombro de Gin sobresaltándole.
— ¿Puedo saber de qué estáis hablando?—les preguntó lanzándoles una mirada desafiante.
—Gin me estaba contando sobre tu pasado y sobre cuando os conocisteis—le contestó Blake antes de que el peliplateado pudiera detenerlo.
— ¿A sí? Sobre mi pasado ¿Eh?—comenzó a apretar su agarre en el hombro del mayor— ¿y cuándo te he dado permiso para que le hables sobre mi pasado?—mantenía una aterradora calma.
—Bueno… verás… pensé que como será tu aprendiz… sería bueno que conociera algo de ti… Ah!—Argón clavó los dedos en su hombro, haciendo que Gin se retorciera por el dolor.
—No busques escusas para tu bocaza. Eres una verdadera molestia—se tenía que contener mucho para no golpearlo.
— ¿Molestia? Anoche no parecía serlo—pretendía seguir con su insinuación pero una tajante mirada de Argón lo dejó mudo.
—Siempre eres una molestia, ¿o tengo que recordarte lo que pasó la última vez?—le dijo jalándole por los cabellos.
—Um… bueno… pero eso fue tu culpa por liarte con ese mocoso—se intentó defender.
— ¡No digas chorradas! Mi plan era bueno pero TÚ lo jodiste todo—soltó sus cabellos y se dirigió a la salida— ¡Blake vamos! Tenemos que irnos.
—Oh… Argón… cachorrito…—le llamó el peliplateado— ¿no podré ir contigo? Me gustaría mucho acom-
—¡¡¡¡¡JAMÁS!!!!!
Aquel grito dejó estupefactos a todos los que se encontraban en el bar. Argón se dio la vuelta y salió del bar. Blake corrió tras él para que no se enfadara más aunque se mantuvo a cierta distancia.

~~~~~~~~~~~~~~~SEXO~~~MUERTE~~~ROCK~~~~~~~~~~~~~~~

—Argón… ¿no puedes darle una oportunidad? A mí me cae muy bien—le dijo mientras Argón se subía a la moto.
—Ese tipo no es más que un sucio bastardo—arrancó la moto y se puso el casco.
—Pero lo de anoche… bueno, a mí no me pareció tan mal tipo—insistió temiendo que no accedería.
—Si tanto te gusta entonces que sea él tu maestro—sin dejar que replicara, Argón se marchó de allí a toda velocidad.
Enfiló por la carretera sobrepasando por mucho los límites de velocidad. Estaba furioso, no se había sentido tan humillado en mucho tiempo. Debía que desahogarse y la mejor manera que tenía en ese momento era conducir su adorada moto a toda potencia por carreteras desiertas. Maldecía una y otra vez a R por haberle mandado a Gin en lugar de a cualquier otro de sus muchos agentes. ¿Por qué se empeñaba en torturarle tanto? Sabía perfectamente cuál era su relación con Gin y sus sentimientos ¿Por qué aun así seguía mandándolo a su lado a la primera de cambio? Y sobre todo, ¿Por qué Gin seguía trabajando para R a pesar de sus múltiples errores y de pensar únicamente en sí mismo? En momentos como aquel Argón sólo podía pensar que no eran más que meros muñecos danzando cómicamente en las manos de aquel hombre, como títeres en una obra de teatro cuyos hilos movía el hombre de una sola consonante quien también disfrutaba observando sus movimientos y reacciones. R era un dios terrenal y Argón y los demás agentes sus creaciones, a las que, además de usar para su propia conveniencia, disfrutaba torturando y maltratando de una forma sumamente grotesca.

~~~~~~~~~~~~~~~SEXO~~~MUERTE~~~ROCK~~~~~~~~~~~~~~~
—Vaya, vaya. Parece que nuestro querido cachorrito se ha enfadado—Gin estaba detrás de Blake, quien seguía observando la carretera por la cual había desaparecido el pelinegro.
—Gin, ¿tú no puedes hacer nada?—le pidió el ojigris preocupado—tal vez con algo como lo de anoche…
—Me temo que no, si hago otra vez lo de anoche lo único que conseguiré será que se enfade más. Argón me odia, no soporta tenerme cerca. Aunque no pueda evitar entregarse a mí cuando le hago el amor eso no significa que le guste hacerlo. Te he contado que cuando cumplió los 14 años decidió marcharse, pero más bien huyó de mí—por primera vez Blake pudo ver una mueca de tristeza en el rostro del peliplateado.
— ¿Por qué razón huyo? ¿Tan mal le tratabas?—preguntó el ojigris curioso.
—No creo que sea por eso, creo que probablemente lo traté mejor que nadie. Desconozco por completo la razón de porqué siempre que aparezco intenta huir de mí—parecía que aquello realmente le dolía—pero bueno, supongo que ahora tendré que ser yo tu maestro, aunque no creo que eso le siente muy bien a R.
— ¿Eh? ¿Tú?
— ¿Qué pasa gatito? ¿Es que acaso no quieres que alguien tan hermoso como yo sea tu maestro? Podría hacértelo pasar muy bien todos los días como anoche—le dijo rodeando su cintura con un brazo y acercándolo a su cuerpo.
—N-no es… eso… seguro que disfrutaría mucho pero… me gustaría que Argón fuera mi maestro… bueno, él me gusta un poco…—le contestó nervioso.
—Entiendo, en ese caso tendrás que ir a buscarle—le dijo sonriente, dejándolo libre de su abrazo.
—Pero no sé a dónde ha ido, con su moto puede estar en cualquier parte ¿Dónde lo busco?—era imposible saber a qué ciudad había ido y eso lo deprimía bastante.
—Estamos muy cerca del mar, seguro que ha ido a alguna playa y por el cabreo que llevaba probablemente conduzca unas dos horas… —pensaba en voz alta—tienes que buscarlo en una playa que esté a unos 400 kilómetros de aquí, siempre va en línea recta así que no te será muy difícil encontrarle.
— ¡Vaya, le conoces muy bien!—exclamó sorprendido el ojigris— ¿tú no me vas a acompañar?
—Puedo llevarte pero si me ve… no será nada bueno.
Blake aceptó y los dos pusieron rumbo a la zona donde creían que podía estar. Ellos tardarían mucho más en llegar que el pelinegro así que no perdieron tiempo en partir.

~~~~~~~~~~~~~~~SEXO~~~MUERTE~~~ROCK~~~~~~~~~~~~~~~

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada