Noir c7 (fin)



Título: Noir
Categoría: Original, Vampiros
Género: Acción, Romántico
Clasificación: +14 años
Advertencia: Lemon
Capítulo: 7 de 7 Finalizado: Sí
Resumen: Una chica estudiante de la ESO muy desagradable con la gente que no le cae bien, tiene unas increíbles habilidades físicas y mentales a pesar de que siempre suspende. Una agencia del gobierno la incluye en una operación secreta de entrenamiento. Ella se reencuentra con alguien del pasado y desde ahí todo da un giro drástico.

EN EL BOSQUE

Los dos amantes estaban a punto de salir del bosque, felices porque a pocos kilómetros les esperaba la libertad. Pero aquella ilusión se vio nublada por todos los hombres que les esperaban a la salida del bosque. Les rodearon por completo. Noir comenzó a desesperarse, intentaba encontrar una fisura en aquella pared de soldados y policías, pero no veía nada.

—Ríndanse y entréguense o abriremos fuego—les dijeron por un megáfono.

—Noir es mejor que nos entreguemos—le dijo James.

— ¿Qué estás diciendo?—la joven le miró con incredulidad.

—Si disparan te matarán y no podría soportarlo.

—Y si nos rendimos te matarán a ti. Pienso luchar hasta el final. Saldremos de aquí sea como sea.

Le dio un intenso beso y aceleró al máximo. Se dirigió hacia unos hombres que les apuntaban con armas con la esperanza de que se apartasen pero no lo hicieron, por el contrario abrieron fuego. El pecho de Noir se llenó de balas. Se oyó el grito aterrorizado de James. La muchacha inconsciente dejó suelta la moto y ambos cayeron al suelo. El vampiro enseguida la abrazo llorando y descubrió que su corazón ya no latía. El silencio se apodero del lugar, tan solo se podía escuchar la desesperación de James por hacer que su amada despertara. Pero de pronto paró. Un sufrimiento extremo le inundó y la furia hacia los asesinos de su amor se adueñó de su mente liberando a la bestia de su interior. Se puso en pie y se lanzó sin dilación sobre los hombres que habían disparado. Les arrancó el corazón y la cabeza sin ninguna delicadeza y les aplastó dejándoles hechos una masa sanguinolenta irreconocible. Se ensañó con ellos haciendo caso omiso a las balas que impactaban en su cuerpo y que no le herían. Después acabó con todos y cada uno de los hombres que allí se encontraban. Cuando los gritos de terror cesaron dejando paso de nuevo al silencio James se calmó y regresó junto al cuerpo de su amada. Intentó lo último que podía hacer, algo desesperado y que seguramente no serviría para nada, pero debía intentarlo. Se hizo un corte en la muñeca derecha y poniendo a Noir en su regazo le dio de beber. Pero no funcionaba. Estaba casi desangrado y su corazón seguía parado. Se rindió, no podía más. Se tumbó junto a ella y la abrazó dulcemente. Pensó que no merecía la pena vivir sin ella. Prefería morir allí, viendo su último amanecer tras tantos años con su amor. Cerró los ojos y se dispuso a dormir para siempre. De pronto escuchó un latido. Se incorporó sin saber si había sido tan solo su mente que le había jugado una mala pasada. Acercó cauto su oído al pecho de la joven. Nada, al principio, pero después un suave latido casi imperceptible. Seguía viva, sujeta por tan solo un hilo, pero viva. Le dio su sangre, no le importaba desangrarse por completo. Los latidos comenzaron a hacerse más fuertes hasta que recuperaron toda su vida. Noir abrió los ojos agotada. Miró a James desorientada y le sonrió.

—Bésame—le dijo con una débil voz y él obedeció.

Se mordió la lengua para que ella pudiera seguir bebiendo y recuperándose. Las balas que había en su interior salieron y las heridas cerraron. Al fin se recuperó. James se apartó un poco de ella para observarla y después la abrazó más feliz que nunca aunque llorando.

— ¿Por qué lloras mi amor?, ya estoy bien—le preguntó ella.

—Jamás he temido ni he sufrido tanto. Perderte es lo peor que podría ocurrirme. Le contestó. Después cogió su rostro entre las manos he hizo que le mirara—júrame que jamás volverás a cometer una locura como esta.

—Procuraré no arriesgarme tanto—contestó ella.

—No me lo has jurado—replicó.

—No me gusta incumplir juramentos, por eso no los hago—le sonrió feliz.

—Noir…

—Vamos, es mejor que nos alejemos de aquí por si vienen más—se levantó algo débil aun—además no creo que tarde en amanecer.

James se fue a levantar pero cayó de rodillas.

— ¿Qué te ocurre?—Noir se agachó asustada junto a él.

—Estoy débil, te he dado mucha sangre—respiraba jadeante casi sin fuerzas.

—Eres un idiota sin cerebro, no te muevas de aquí, te traeré alguno de esos cuerpos para que bebas—Noir acercó a uno de los hombres que estaban más enteros a James.

—Seré un idiota sin cerebro pero también soy afortunado por tener a una mujer como tú.

—Esas son chorradas de película—replicó ella—cogeré la moto a ver si funciona, ni tú ni yo tenemos fuerzas para ir andando.

Comprobó que su moto seguía entera aunque con muchos rasguños. La llevó junto a James que seguía alimentándose. Este se levantó, la cogió por la cintura y le dio un intenso beso.

—No te entretengas, pronto amanecerá—le dijo Noir apartándole.

BOSP

—Señor Tarx, la emboscada ha fallado.

— ¿Qué ha ocurrido?

—No estamos seguros. Llegaron unas comunicaciones extrañas. Habían disparado a la mujer y había muerto, después dijeron que el Kaer se había vuelto loco, que les estaba atacando y se cortó la comunicación.

—Mandad a una patrulla a que averigüe lo que ha ocurrido. Si los fugitivos siguen vivos buscadles y acabad con ellos.

—Sí, señor.

EN LA CARRETERA

Llegaron en la moto pocos minutos antes del amanecer a un motel de carretera. No habían conseguido cruzar la frontera porque no tenían tiempo. Se alojaron en una habitación cuya ventana taparon con un tablón para que no entrara la luz. Noir se tumbó en la cama agotada y James junto a ella abrazándola.

—Mi amor, cuando anochezca podrás beber y recuperar las fuerzas—le dijo besando su frente.

—Al final me has transformado—ella no había dejado de sonreír.

—No he tenido otra opción, era eso o perderte para siempre y ni siquiera estaba seguro de que funcionaría, aunque sigo pensando que habría sido mejor esperar un tiempo.

—Pero ya no hay vuelta atrás. Además ahora podemos estar juntos sin problemas.

—Sí, eso es perfecto. Ahora duerme, tienes que recuperarte.

Durmieron abrazados hasta el anochecer.

LUGAR DE LA EMBOSCADA

Scott observaba los cuerpos de todos aquellos hombres descuartizados y ensangrentados esparcidos por la hierba. Una masacre así tan solo la podía haber realizado un vampiro. Decidió seguir el rastro que había dejado a pesar de estar solo. En una situación normal un vampiro de clase A no habría dejado ni huella pero al parecer el Kaer estaba demasiado débil como para cubrir su presencia. El rastro de su aura le llevó hasta un motel de carretera nada más anochecer. Entró en el vestíbulo y un profundo terror inundó su cuerpo. Logró controlarse antes de salir por patas. El cuerpo de la dueña desangrado estaba tirado tras el mostrador. Subió a la primera planta empuñando su Beretta. Las puertas de las habitaciones estaban abiertas y todos sus huéspedes, los pocos que había, muertos. Subió a la segunda y última planta. Allí, en la primera habitación encontró al vampiro alimentándose. Noir estaba tras él asomada a una ventana. Ambos se volvieron al instante y observaron a Scott. Él les apuntó con una mano temblorosa. James fue a atacarle pero Noir le detuvo. Se acercó sonriente a Scott, él la miraba con ojos desorbitados, le quitó la pistola suavemente sin resistencia.

—Cre…cre…creí que…te habían matado—tartamudeó estupefacto.

—Y así fue, pero resucité…como vampiro.

— ¿Tú…tú eres ahora un Kaer?


—Así es—acarició suavemente su mejilla.

Scott cayó de rodillas sin poder resistirlo. Noir se apartó de él para ir junto a James.

— ¿Recuerdas lo que te dije la última vez? Bueno, dudo que ahora puedas hacer memoria, te lo recordaré yo. “Si intentáis algo contra James os mataré a todos”—se acercó de nuevo a él y levantó su barbilla para que le mirara a los ojos y vio el gran miedo que habitaba en los ojos del hombre—y tú no me escuchaste y por ello tendrás que pagar las consecuencias—dio una vuelta a su alrededor acariciándole el pelo—pero aun no te mataré, no. Dejaré que vivas un tiempo más con la angustia de no saber cuando llegará tu hora, sabiendo, eso sí, que está muy cerca. Además así podrás avisar a los de tu agencia, cuando venga quiero divertirme mucho.

Una carcajada inhumana salió de sus labios. Scott no podía soportar aquello y sabía que no aguantaría mucho así que tomó una decisión. Sacó el revolver de repuesto y en lugar de apuntar a Noir se la metió en la boca y apretó el gatillo. Sus sesos salpicaron la habitación.

—Que lástima, quería divertirme un poco más con él—dijo ella entristecida.

—Eres perversa Noir.

—Lo sé, ¿eso no te gusta?—preguntó desabrochándole el pantalón.

—Me encanta.

Tras hacer el amor en esa misma habitación se marcharon de aquella ciudad, de aquel país, de aquel continente, no sin jurar que volverían.

—Pronto, cuando entrenes y obtengas más poder regresaremos.

—Acabaremos con todos y convertiremos este lugar en una ciudad fantasma


Fin

No hay comentarios:

Publicar un comentario