Noir c5



Título: Noir
Categoría: Original, Vampiros
Género: Acción, Romántico
Clasificación: +14 años
Advertencia: Lemon
Capítulo: 5 de 7 Finalizado: Sí
Resumen: Una chica estudiante de la ESO muy desagradable con la gente que no le cae bien, tiene unas increíbles habilidades físicas y mentales a pesar de que siempre suspende. Una agencia del gobierno la incluye en una operación secreta de entrenamiento. Ella se reencuentra con alguien del pasado y desde ahí todo da un giro drástico.

BOSP

—Señor Tarx, han llegado estas imágenes de cámaras de vigilancia—dejó encima de la mesa un sobre muy gordo—son de Christina Koroshi.

Al escuchar eso Scott, que se encontraba en el despacho, cogió el sobre antes que Lionel. Lo abrió apresuradamente y observó las fotos pasmado.

—Lai, mira esto—le dijo pasándole una foto.

En ella Lionel observó a Christina paseando con un hombre misterioso en una postura muy cariñosa

— ¿Crees que es el Kaer?—le preguntó.

—Tiene que serlo, estas fotos fuero tomadas anoche y yo no podía localizarla.

—Bueno, al menos ya sabemos cual es el rostro del Kaer y la relación que tiene con Christina.

— ¿Y qué vamos a hacer ahora?

—No lo sé, está claro que son amantes, pero no sé como afrontar esto, es la primera vez que ocurre. Lo mejor sería ponerla de nuestra parte pero si no lo consiguiéramos ganaríamos una mala enemiga. Debemos andarnos con cuidado y no decirle nada por el momento.

—Yo creo que deberíamos decírselo y cuanto antes mejor.

— ¿Por qué crees eso?

—Cuanto más tarde más nos odiará por no habérselo dicho, además cuanto menos tiempo esté con él menos nos arriesgamos a que la transforme o que se enamore aun más de él.

—Tiene su lógica, ¿pero no te estarás implicando emocionalmente más de lo debido?

— ¿Qué quieres decir?—preguntó intentando disimular.

— ¿Sientes algo por esa muchacha?

—No digas tonterías, solo es una cría, lo que pasa es que tal vez…no sé, la veo como a una hija.

—Scott, nos conocemos desde hace mucho tiempo, tienes lo mismo de padre que Hitler de ángel. Además te enamoras con una rapidez 100 veces superior a la de cualquier persona y normalmente de la menos indicada.

—No te preocupes, ya sé que esto es algo imposible.

—Lo que me preocupa es que cometas alguna estupidez de enamorado.

—Tranquilo, no haré nada que tú no me ordenes.

—Eso espero. Bueno, a lo que íbamos. Creo que tienes razón, deberíamos decírselo cuanto antes, por si acaso aun tenemos alguna oportunidad.

— ¿Quieres que se lo diga yo?

—Que remedio, dudo que le haga caso a cualquier otro.

CASA DE JAMES

Al medio día el vampiro se calmó al fin. Noir pudo ir a comer algo y se tumbó en el sofá a dormir para que James no empezara con sus caricias otra vez. Cuando abrió los ojos, ya anochecido, se encontró con la mirada dulce de James.

—Lo siento mi amor, no quería hacerte daño—le dijo algo triste.

—Bésame.

Él obedeció y le dio un tierno beso procurando no hacerle daño en el pequeño mordisco que tenía en el labio inferior. Después volvió a mirarla triste y fue a hablar pero ella le interrumpió.

—Con que tú hayas disfrutado me conformo, dos heriditas no importan.

—Pero yo no quiero disfrutar a costa de tu dolor, eso no me gusta.

—Yo también he disfrutado muchísimo, ha sido muy intenso.

—Noir, no soy tonto, sé que te he hecho daño, te he mordido y me he pasado con la fuerza. Me excité tanto con la sangre que… no pude controlarme. Pero te prometo que no volverá a pasar.

Noir se puso de rodillas junto a él y le abrazó.

—Quiero que vuelva a pasar, muchas veces. No soporto hacer el amor contigo y saber que no disfrutas todo lo que podrías.

—Noir, ¿no entiendes que yo sufro si te hago daño?—cogió su rostro entre las manos y la observó triste—tal vez haya disfrutado porque me he dejado llevar por la bestia que hay en mi interior, pero cuando he recuperado el control me he sentido muy mal.

—Pero…

—Algún día disfrutaremos al máximo los dos, juntos. Pero hasta que llegué ese día quiero seguir como hasta ahora.

—Ese día podría ser ya. Estoy preparada.

—Aun no, ya te lo he dicho, eres demasiado joven.

— ¡Estoy harta de que decidas por mí!—le gritó levantándose—si aun me ves como a una cría no sé porqué has vuelto.

Noir se dirigió furiosa a la puerta de la calle pero James la interceptó.

—Yo no te veo como a una cría, pero aun eres demasiado joven para detener tu tiempo—le dijo cogiéndola por los hombros—ese día llegará si lo deseas, pero aun te quedan muchas cosas que hacer antes.

—Pues hasta entonces márchate—contestó ella con lágrimas en los ojos—no quiero sufrir todos los días por no poder satisfacerte.

—Pero Noir yo…—intentó acariciarle el rostro pero ella se apartó.

— ¡Déjame!, cuando creas que estoy preparada vuelve y tal vez quiera estar contigo pero hasta entonces no quiero verte.

Noir salió de la casa esquivando a James. Él no sabía qué hacer, Noir era una cabezota y solo escuchaba lo que quería. Pensó que lo mejor era que la dejase pensar sola un poco, a la noche siguiente iría a verla.

GIMNASIO BOSP

Noir llegó al gimnasio tras andar durante dos horas por la carretera. Comenzó a entrenar golpeando el saco de boxeo, seguía estado cansada pero si paraba empezaría a pensar y no quería torturarse más. Cuando amaneció Noir se había quedado dormida en la maquina de abdominales. Scott se la encontró allí, la cogió en brazos y la llevó a su cuarto. La miró tiernamente mientras dormía, ese era el único momento que él la podía ver tan dulce. Cuando Noir comenzó a despertarse Scott intentó disimular cogiendo un libro. La joven lo miró extrañada.

— ¿Cómo he llegado a mi cuarto y que haces tu aquí?—preguntó poniéndose de pie.

—Te encontré en el gimnasio dormida y te traje.

El rostro de Noir se oscureció y no dijo nada más. Salió del cuarto y fue a la cocina seguida por un Scott muy extrañado. Cogió un bote de un litro de helado de chocolate y una pizza. Regresó al cuarto aun seguida por Scott. Puso una película de dibujos animados, que eran los que menos le recordaban a James, y comenzó a comer helado y pizza fría mientras Scott la observaba sorprendido. Se sentó junto a ella y cogió un trozo de pizza.

—Supongo que esto significa que te ha sucedido algo. El helado se come cuando se está deprimido, y normalmente es por amor. ¿Quieres hablar?, sé escuchar muy bien.

—No lo entenderías, además tú eres el último con el que hablaría.

Scott pensó que aquel era el mejor momento para hablarle de la agencia.

— ¿Conoces todo sobre tu novio?—preguntó.

Noir se quedó paralizada unos segundos.

—No tiene nada que ver con amantes o con que me engañe—contestó esperando que no la hubiese descubierto.

— ¿Sabes que es un vampiro?

Se quedó más fría que el helado que estaba comiendo durante unos momentos. No sabía que hacer, no se esperaba aquello. Decidió afrontarlo con tranquilidad. Se levantó, dejó la comida en la mesa y apagó la película.

— ¿Qué sabes?—le preguntó de pie frente a él con un rostro tan serio que daba miedo.

—Más bien pregunta qué no sabes tú—dijo levantándose.

— ¿A qué te refieres?

—Tu novio es un vampiro y un asesino de los peores. No sé que te habrá dicho pero tienes que saber que es un manipulador que solo va a utilizarte porque no le importan las personas.

Noir le soltó una bofetada y se quedó mirándole con furia.

—Tú no sabes nada. Le importo más de lo que le podría importar a cualquier otra persona. Y ya sé que es un vampiro y un asesino y me da igual.

— ¿Te da igual que mate a personas porque sí?

—No mata porque sí, mata para vivir, igual que nosotros matamos animales, y lo evita todo lo que puede, sobretodo cuando está conmigo.

— ¿Aceptas que mate personas como tú?

—La gente se mata continuamente sin razón y tú deberías saberlo ya que eres del gobierno. Al menos él tiene una razón.

—No me lo puedo creer, ha controlado tu mente por completo.

—Él no me controla y no te metas en eso. Ahora quiero saber de que va todo esto. ¿Cómo sabes que es un vampiro?

—Al contrario que él yo voy a contarte toda la verdad.

—No vuelvas a insinuar que me miente o yo me convertiré en una asesina—le advirtió agarrándole del cuello de la camisa. Después le tiró sobre la cama y se sentó en una silla frente a él—empieza a hablar.

—Como quieras. El nombre de la organización para la que trabajo y para la que trabajas tú es O.S.P., Operaciones Secretas Paranormales. Esta organización se dedica a investigar en secreto todo lo relacionado con lo paranormal con ayudas del gobierno. Esta base, específicamente, se dedica a investigar a los vampiros o como aquí los llamamos especímenes Kaer. Encontrar la forma de matarlos y defendernos de ellos es nuestra principal tarea. Yo soy un radar, mi mente ha sido entrenada para poder localizar personas por su aura. Y tú estás siendo entrenada para matar Kaers. Además hemos descubierto que estás infectada con el Gamma. Es el agente que infecta el ADN de la persona convirtiéndola en vampiro, aunque tan solo lo tienes en un 0,01%, no lo suficiente para transformarte.

Noir se quedó inmóvil asimilando todo lo que le había dicho. Un minuto después, sin decir nada, se levantó, cogió algunas cosas y las metió en una bolsa de deporte. Se puso frente a Scott una vez más y le miró con odio.

—Si intentáis algo contra James os mataré a todos—su amenaza iba muy en serio.

—Pe…pero creía que estabas enfadada con él.

—Puedo haberme enfadado por cualquier tontería, eso no significa que vaya a ponerme de vuestro lado.

Noir salió del cuarto, fue a su casa a por la moto y algunas cosas más y enfiló por la carretera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada