Formando una familia [cap1]


Título: Formando una familia
Fandom: Mentes Criminales         Pareja: Aaron Hotchner x Spencer Reid
Autor: KiraH69 
Género: Yaoi, Slash, Omevagerso
Clasificación: +18          Advertencias: Lemon, Mpreg
Capítulos: 10 (1 de 10)
Resumen: Hotch va a divorciarse y ha decidido que Reid será su omega, aunque ni siquiera se lo ha comentado.

Capítulo 1


Reid levantó la vista de su tableta y se frotó los ojos. Miró el reloj y se sorprendió al ver que ya eran casi las ocho de la tarde. Se había quedado completamente absorto en el ensayo que estaba leyendo. Miró a su alrededor y no vio a nadie más en la oficina. Casi todas las luces estaban apagadas, solo quedaban las de los pasillos y una tenue luz en el despacho de su jefe. No le sorprendió, seguro que estaba terminando algún informe.

Recogió sus cosas y se preparó para marcharse. Tenía que darse prisa si quería llegar al último tren y aún tenía que pasarse por el supermercado para comprar algo de cena. Antes de salir, miró hacia el despacho de Hotch. Debería ir y decirle que se fuera ya a casa, tendría tiempo mañana de seguir con lo que estuviera haciendo. Dejó la mochila en su escritorio y subió las escaleras. Justo antes de llamar a la puerta, escuchó algo parecido a un gruñido. ¿Se había quedado dormido y estaba roncando? Tampoco quería molestarle, sabía cuánto necesitaba dormir con todo el estrés que estaba soportando. Echó un vistazo entre las rendijas de la persiana, pero lo que vio le dejó boquiabierto.

Hotch estaba sentado en el sofá, con las piernas separadas y la cabeza algo inclinada hacia atrás. Solo podía ver el perfil de su rostro, con los ojos cerrados, el ceño fruncido y respirando pesadamente, y también podía ver cómo se estaba masturbando. La gran verga emergía de sus pantalones y la frotaba a un ritmo lento y continuo con la mano derecha.

No podía creer lo que estaba viendo, no podía creer que su jefe se estuviera masturbando en la oficina. Podía entender que sería difícil hacerlo en casa, ¿pero por qué tenía siquiera necesidad de hacerlo? Había una preciosa mujer esperándolo en casa. Sabía que muchos alfas no podían estar del todo satisfechos con una pareja beta, pero masturbarse tampoco sería una solución.

La fuerte mano se movía tan lentamente sobre el grueso y duro falo. Parecía un ritmo mortificante, lo estaba haciendo a propósito. Spencer sintió un hormigueo en su trasero. Debería marcharse, pero no podía apartar la mirada. Era tan grande, con las venas hinchadas y la punta goteando, oscuro y palpitante. Parecía de una bestia. Si algo así lo penetrara, lo desgarraría por dentro, pero seguro que nunca podría sentirse tan lleno. Llevó la mano a su paquete y frotó distraídamente su erección a través de la tela.

Hotch llevó su mano libre a los pantalones y comenzó a masajear sus bolas. Su respiración se volvió más ronca, emitiendo unos graves gruñidos casi animales. La base de la verga comenzó a hincharse. Spencer tragó saliva. Unas gotas de lubricación mancharon sus calzoncillos. Sus piernas temblaron y cayó de rodillas. Cerró los ojos y presionó el bulto en sus pantalones. El olor del alfa excitado era tan intenso que cubría todos los demás olores de la oficina, sentía que estaba siendo envuelto por él. Con el último gruñido gutural de Hotch al correrse, él también se vino en sus pantalones sin poder contener un suave gemido.

Se quedó jadeando, con la frente apoyada contra el marco inferior de la ventana, poco a poco siendo consciente de la incómoda humedad en sus calzoncillos. Aún atontado tras su orgasmo, tardó un momento en reaccionar cuando Hotch salió del despacho. Le miró un instante aturdido, con la boca entreabierta y las mejillas ruborizadas, y después agachó la cabeza, apretando los labios nervioso. No había explicación para eso, estaba seguro de que su jefe podía oler perfectamente la excitación en él a pesar de los supresores.

—Levanta—le ordenó.

Spencer tragó saliva y se levantó. Intentó ocultar con las manos la mancha que ya se notaba en la parte frontal de sus pantalones, aunque la que más le avergonzaba era la que tenía detrás. Hotch se echó a un lado y le indicó con un gesto que entrara al despacho. Spencer obedeció, aunque solo quería salir corriendo.

Hotch cerró la puerta y se acercó a él. Le rodeó la cintura con un brazo y presionó sus cuerpos juntos. Hundió el rostro en su cuello y Reid ladeó la cabeza de inmediato como un acto instintivo, dejándole espacio.

—¿Alf- Ho-Hotch?—preguntó confundido.

El alfa inspiró profundamente y acarició su piel con los labios.

—Hueles a paraíso—su voz sonó ronca y profunda.

—¿Qué?

Hotch apartó el rostro de su cuello y subió besando su oreja y oliendo su sedoso cabello.

—A estas horas el efecto de los supresores casi ha desaparecido—le susurró—. Deberías tener cuidado, si sales a la calle así serás una víctima potencial.

Spencer suspiró sintiendo su aliento. Sus piernas temblaban. Estaba tan nervioso, tan sorprendido, tan abrumado por el olor del alfa. ¿Qué estaba pasando? Su jefe nunca se había comportado de ese modo, nunca había mostrado el más mínimo interés por él ni se había acercado a ningún otro omega de ese modo. Ese no parecía en absoluto el Hotch de siempre y no sabía cómo actuar.

El alfa deslizó una mano por su perfecto trasero y presionó entre sus nalgas. Spencer gimió y empujó las caderas contra él. Pudo incluso escuchar la humedad de su lubricación y goteó todavía más.

—Estás tan mojado por mí. Me siento honrado, nunca te había visto ponerte así.

El joven sintió una vibración en el pecho de Hotch, un gruñido dominante, y deseó con todas sus fuerzas desnudarse y presentarse ante él. Le costó resistir a pesar del gran autocontrol que tenía. Tenía razón, jamás se había puesto así por ningún alfa, aunque no le sorprendía tener aquella reacción con su jefe.

—Hotch, qué estás- ¡¿huh?!—se sobresaltó cuando tiró de sus pantalones, bajándole también los calzoncillos. Le dio media vuelta bruscamente y deslizó la erección entre sus piernas—. ¡Nnh! ¿H-Hotch?

Estaba empezando a preocuparse. No estaría pensando en tener sexo con él, ¿verdad? ¿Y cómo podía estar todavía duro? Además, el nudo aún estaba hinchado. Era imposible que intentara penetrarlo con eso.

—Tranquilo, solo aguanta—le susurró, rodeando su pecho con un brazo para mantenerlo sujeto contra él.

Comenzó a mover sus caderas, embistiendo lentamente entre sus piernas. Ahora Spencer podía sentirlo realmente, su dureza y su calor frotando sus bolas, el nudo golpeando contra su entrada y sus muslos, todo recubierto por su propia lubricación. Se sentía tan bien, en los brazos del alfa, contra su amplio pecho, envuelto en su olor, sintiendo que aquel falo podía levantarlo en aire por sí mismo. Dejó de pensar o simplemente la excitación inutilizó su mente. Se aferró a los brazos que lo sostenían y comenzó a gemir, moviendo él también las caderas para encontrarse con las embestidas del alfa. Estaba duro de nuevo, pero su pene le daba igual, solo quería satisfacer a su trasero, deseaba que Hotch entrara en él, ser llenado, anudado y marcado.

Eso no sucedió. Hotch le abrazó con fuerza y se corrió entre sus piernas con un profundo gruñido al tiempo que él también se venía sobre el escritorio frente a ellos y apretaba los muslos en el orgasmo más intenso que había experimentado nunca. Se quedaron inmóviles por un momento, recuperando el control de sus cuerpos. Spencer podía sentir el caliente semen del alfa deslizándose por sus muslos junto con su lubricación. Era una sensación incómoda, pero no podía evitar pensar que debía estar dentro de él, fecundándole. Su parte lógica no lo quería realmente, pero su lado omega lo ansiaba.

Hotch soltó lentamente el cuerpo de Reid, asegurándose de que podía mantenerse en pie, y sacó una caja de pañuelos del cajón de su escritorio. Mientras el joven aún permanecía aturdido, su jefe le limpió, intentando evitar mirar fijamente aquel delicioso trasero. Le subió los pantalones y le colocó un poco la ropa. Le dio la espalda y comenzó a limpiar el escritorio.

—Te acerco a casa—le dijo, sin volverse a mirarle.

—Ah... N-no... Puedo ir en...—no, ya no podía ir en tren, había perdido el último, pero tampoco quería ir con su jefe en el coche en ese momento.

—No hay más trenes.

—Cogeré un taxi—replicó.

—Yo puedo-

—Gracias, pero cogeré un taxi—salió a toda prisa del despacho, si Hotch insistía acabaría cediendo.

En el largo trayecto de una hora, Spencer tuvo tiempo de poner en orden sus pensamientos, de asimilar lo que había sucedido. Estaba enfadado con Hotch. Nunca había imaginado que fuera esa clase de hombre, capaz de engañar a su mujer, de asaltar a un omega, a un compañero, y hacerle aquello sin tan siquiera preguntarle antes. Es cierto que no se había negado en ningún momento ni había intentado detenerlo, pero tal vez sí lo habría hecho con la mente algo más clara, no justo después de haberse masturbado. Pero no estaba enfadado porque se lo hubiera hecho a él, sino porque fuera capaz de hacerlo. Ese no era el hombre al que conocía (o creía conocer) ni en el que confiaba hasta el punto de poner la vida en sus manos o de disparar a alguien por él. Tenía que haber alguna razón para aquello, después de tantos años trabajando juntos no podía conocerlo tan poco. No estaba seguro de si podría seguir trabajando con él si le perdía todo respeto como hombre y eso era lo que más le dolía.

Apenas pudo dormir. No podía quitarse lo que había sucedido de la cabeza. A veces se ponía furioso y daba vueltas por el apartamento; otras veces su cuerpo comenzaba a calentarse al recordar la sensación del cuerpo de Hotch contra el suyo, de su verga embistiendo contra él, de su intenso olor envolviéndolo... y acababa bajo el agua fría de la ducha. Era casi una tortura mental.

* * * * *

—Hey, guaperas, ¿estás bien? Tienes mala cara—le preguntó Morgan cuando llegó al trabajo.

—Estoy bien, no he dormido mucho.

—¿Otra vez leyendo hasta la madrugada?

—Sí...—por suerte, la doble dosis de supresores consiguió que no percibiera el olor a inquietud y preocupación que desprendía.

—Spence, Hotch quiere verte—le informó J. J. saliendo del despacho.

—¿Te has metido en algún lío?—se burló Morgan.

No respondió, tan solo se encogió de hombros y se dirigió al despacho de su jefe después de dejar la mochila en su escritorio. Llamó a la puerta y entró con la cabeza gacha. No quería mirarle, en ese momento estaba en modo furioso y no sabía cuánto podría controlarse si le miraba a la cara.

—Siéntate.

Reid obedeció y se sentó con los brazos cruzados frente al pecho en una postura defensiva, aún sin mirarle a la cara. Hotch se molestó un poco, pero lo dejó pasar.

—Antes de nada quiero disculparme por lo de ayer, no quería hacerlo tan brusca-

—¡¿Por qué lo hiciste?!—estalló—. Estás casado y eres mi jefe. ¿En qué demonios estabas pensando? Ni siquiera parecías tú mismo. ¿Te habrías detenido si te lo hubiera pedido?

—Reid-

—¿Y a quién se le ocurre masturbarse en la oficina? Podría haberte pillado cualquiera. ¿Qué habrías hecho si no hubiera sido yo?

—Reid.

Su potente tono le dejó mudo, se quedó congelado como si le hubiera inmovilizado físicamente. Apretó los labios y se encogió en su asiento.

—Quiero disculparme por lo que sucedió ayer, no pretendía hacerlo de ese modo. Puedes considerar que le he sido infiel a mi esposa si quieres, y que ella tenga una aventura desde hace meses no lo justifica, pero ya he contactado con el abogado para comenzar los trámites del divorcio. Ayer quería hablar contigo sobre eso, pero... me distraje. Puedo conseguir un divorcio exprés si tengo intención de emparejarme con un omega y para eso necesito que lo corrobores en la solicitud.

—¿Quieres que mienta?—preguntó confuso.

—Por supuesto que no—respondió frunciendo el ceño—. Tengo intención de emparejarme contigo cuando el divorcio sea oficial.

—Qu- qu-...—estaba completamente atónito con todo lo que le había dicho y el tono frío en que lo había hecho, como si no hablara más que de un procedimiento rutinario—. ¡Ni siquiera me lo has consultado! ¿Y por qué yo? Estoy seguro de que habrá cientos de omegas deseando emparejarse con un alfa como tú. Y no quiero emparejarme solo para facilitarte el divorcio, es demasiado importante como para hacerlo por algo tan trivial.

—Creo que no me has entendido, no me voy a emparejar contigo para divorciarme, me divorcio para emparejarme contigo. No lo haría con nadie más. Y no te he consultado porque ya sé cuáles son tus sentimientos así que no lo consideré necesario.

—¿Ya sabes...?—imposible, imposible, imposible.

—Sí, te he visto sin supresores en suficientes ocasiones como para saber que estás enamorado de mí, probablemente desde que entraste a la Unidad, y el sentimiento es mutuo. He considerado el divorcio muchas veces, pero la situación nunca ha sido la propicia y sentía que tenía una obligación con Haley ya que es la madre de mi hijo, que debía intentar que nuestro matrimonio funcionara. Sin embargo, ya que eso no ha sido posible, no encuentro motivo para no tomarte como mi omega una vez que el divorcio se haga efectivo.

Lo decía como si fuera algo lógico y evidente, como si no hubiera opción a réplica. Reid estaba boquiabierto, le costaba asimilar todo lo que había dicho, sentía como si lo hubiera dicho en un idioma extraño, eran palabras sin sentido. Solo tenía claro que se iba a divorciar de Haley y que aquella p- mujer le había sido infiel. ¿Cómo era eso siquiera posible? Estaba casada con un alfa pura sangre, con el mejor hombre y padre que jamás había conocido. Aun sin los instintos de un omega, debía de ser consciente del marido que tenía. ¿Y era capaz de engañarle? No tenía perdón. El sentimiento es mutuo. Cuando esa frase se abrió paso en su mente, todo lo demás se desvaneció. ¿Era lo que estaba pensando?

—¿Estás enamorado de mí?—le preguntó directamente, necesitaba aclararlo de inmediato.

—Creo que eso es lo que he dicho—respondió tranquilamente.

—Ah... Ah...—no sabía qué decir, sentía cómo su rostro comenzaba a ponerse rojo.

Eso no podía ser cierto, un alfa como su jefe jamás se interesaría por un omega como él. Tenía tantas otras opciones mucho mejores que era ridículo que se enamorara de él. Pero a pesar de todo ello, se sentía inconmensurablemente feliz. Tenía razón, había sido amor a primera vista, desde que Gideon los presentó. Olía a libros, a chimenea y a hogar, era el olor más agradable que había percibido nunca. Ahora estaba acostumbrado a él, pero al principio su cuerpo no dejaba de reaccionar.

—Me gustaría que siguieras trabajando aquí después de emparejarnos. Sé que puedes hacerlo, aunque me aseguraré de no enviarte a lugares peligrosos. Sin embargo eso es solo decisión tuya, me parecerá bien si te quedas en casa cuidando de Jack o buscas un trabajo más tranquilo.

Reid apenas fue capaz de entenderle, seguía dándole vueltas al hecho de que su jefe estuviera enamorado de él. ¡¿En serio?! ¿Y ahora qué? ¿Qué tenía que hacer? Hotch parecía tenerlo todo planeado, solo tenía que aceptar e incluso eso ya lo daba por sentado.

—Um... Yo...—estaba completamente en blanco, no sabía ni qué hacer ni qué decir.

—Vuelve a la oficina, después de trabajar podemos hablar más extensamente de esto si quieres. Y preferiría que los demás no supieran nada todavía, aunque no estoy seguro de que puedas ocultarlo.

Spencer se le quedó mirando por un momento. Hotch se veía tan tranquilo y frío como siempre, ni siquiera su olor parecía alterado. Resultaba difícil creerle porque nadie podía permanecer tan impasible confesándose ante la persona que amaba y «pidiéndole» ser su omega. Se levantó de la silla y casi como un zombie salió del despacho y se sentó en su mesa.

—¿Reid, estás bien?—le preguntó Prentiss.

Ni siquiera se giró a mirarla, tan solo asintió con la cabeza en un gesto tenso.

—Hey, ¿en serio estás bien?—Morgan también se acercó—. ¿Ha pasado algo con Hotch?

—N-no, estoy bien—respondió, sacando su tableta para poder fingir que hacía algo.

Sus compañeros se miraron entre sí con el ceño fruncido. Morgan no lo dudó, subió directamente al despacho de su jefe.

—Hey, Hotch, ¿ha pasado algo con Reid? ¿Hay algún problema?

—No hay ningún problema.

—En serio, ¿qué ha pasado? Reid ha salido muy extraño de tu despacho.

—Derek, no es nada que tú debas saber, al menos por ahora. Es un tema personal, cuando lo considere oportuno se lo comunicaré al resto del equipo. Pero no tienes de qué preocuparte, no sucede nada malo.

Morgan resopló. Que le dijera que no se preocupara no ayudaba en absoluto. ¿Un tema personal? ¿Qué clase de asunto podía haber dejado a Reid en ese estado? Nada convencido con su respuesta, salió del despacho.

Poco después les llegó un caso urgente así que esa charla que iban a tener después del trabajo y que el omega tanto necesitaba para aclarar las cosas no pudo producirse. Reid intentó ser profesional y actuar como siempre, pero sus compañeros podían notar que su comportamiento era algo extraño, aunque todos estaban centrados en el caso y no dijeron nada. Hotch le trataba como siempre, un miembro más de la unidad, salvo que no le dejó ir a la detención del sudes. Debería haberse molestado, pero se sintió un poco feliz porque sabía que quería protegerlo.

No regresaron a Quántico hasta el día siguiente pasadas las dos de la tarde. Apenas habían dejado las cosas en sus respectivas mesas cuando Haley entró en la oficina como si se hubiera desatado una tormenta.

—¡¿Dónde está esa puta?!

Continuará...

Este fanfic iba a ser solo la escena del despacho, PWP sin más, pero... bueno, no sé cómo, pero ha acabado siendo una historia con un montón de fluff* y cosas de bebés que llegarán en los próximos capítulos ;)
También tenía la intención de que Hotch fuera un alfa cruel, dominante y controlador... no he sido capaz, Hotch es demasiado bueno para ser así, así que toda la angustia que tenía pensado meter ha acabado siendo un montón de fluff.
Fluff: Los fanfics fluff son historias románticas con final feliz, que pretenden inducir un tipo de sensación reconfortante en sus lectores. (Vamos, un montón de cosas dulces y tiernas. Eso sí, en este caso acompañado de un montón de sexo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada