Sexo, Muerte, Rock 2 c8 (Fin)







Título: Sexo, Muerte, Rock 2
Categoría: Original
Serie: Sexo, Muerte, Rock
Género: Yaoi
Clasificación: +18 años
Advertencia: Lemon, Muerte de un personaje
Capítulo: 8 de 8   Finalizado: Sí
Resumen: Sexo Muerte y Rock, las tres palabras que más le gustan al protagonista de esta historia.
2ª historia. Desobediencia y Fallos.
Argón viaja a una nueva ciudad junto a Ryou. Su jefe está realmente enfadado por esa estupided y como castigo le manda un nuevo trabajo además de que deberá deshacerse del joven.

—Estaba realmente cabreado. ¡Mierda! ¿Por qué no le habré escuchado?—pensaba una y otra vez el ojigris habiendo regresado ya al trabajo. Su móvil sonó— ¿Diga?
—Blake, he llegado a casa y he encontrado a Ken muerto. Ahora estoy en el hospital, ven ya mismo—le dijo sin tacto alguno su tío.
El corazón del ojigris se aceleró y dio saltos de alegría.
—Vo-voy ahora mismo—había funcionado, el veneno había hecho efecto.
Le había resultado tan sencillo, entrar en la casa como todos los días, acercarse al viejo que, como siempre, bebía cerveza, echarle el líquido del frasco sin que tan siquiera se diera cuenta y marcharse. Lo más sencillo que había hecho y había surtido efecto, al fin se había librado de aquel hombre que lo atormentaba día tras día. Argón estaba cabreado pero no importaba porque había funcionado.
Pidió permiso para salir y enseguida fue al hospital.
— ¿Qué es lo que ha sucedido?—preguntó a su tío en cuanto lo vio, suponía que debía actuar un poco.
—Coma etílico—contestó—pero es muy extraño, está demasiado acostumbrado a beber como para que le pase eso.
— ¿Y ahora qué?—preguntó el ojigris sin saber que decir.
—Eso digo yo ¿Qué coño hago contigo?—al parecer a él no le preocupaba mucho la muerte de su hermano.
—Disculpe señor ¿es usted el hermano del señor Ken Marvin?—le preguntó una enfermera.
—Sí soy yo. ¿Qué sucede?
—Según los datos el señor Marvin tenía un hijo.
—Hijastro, soy yo—contestó el ojigris.
—Bien, sé que es un momento difícil pero necesitaría saber quien va a hacerse cargo de ti ¿se encargará usted señor Marvin?—le preguntó al tío.
—No, yo tengo que regresar en una semana a mi casa y no puedo encargarme de él, además tampoco tengo porqué hacerlo, no hay ningún lazo de sangre entre nosotros—la enfermera se quedó algo sorprendida por aquella contestación pero al joven no le extrañó nada.
—Oh, entonces llamaré a servicios sociales para que se hagan cargo de él. ¿Pueden esperar aquí un momento?
—Buena suerte en el orfanato niño—le dijo con una risilla cuando la mujer se marchó.
—Estaré mejor que con ese tipo—contestó Blake, costándole reprimir una gran sonrisa.

~~~~~~~~~~~~~~~SEXO~~~MUERTE~~~ROCK~~~~~~~~~~~~~~~

—Por favor no lo hagas… yo no le diré a nadie sobre esto ni sobre nada… pero por favor no me mates—suplicó el rubio con abundantes lágrimas recorriendo su rostro.
—Me temo que no puedo dejarte vivo, no importa cuanto me lo pidas, tu destino no va a cambiar, lo que sí puede cambiar es el camino que te lleva a él, pero eso depende de ti—tumbó al pequeño boca arriba sobre la tierra, aun se resistía pero era inútil.
Cogió su rostro he hizo que le mirase, sus ojos comenzaban a volverse rojos, como los rescoldos de un fuego que volvía a avivarse. El pequeño se quedó paralizado, aquellos ojos que lo habían enamorado a primera vista ahora le mostraban su propia muerte. Sintió como si las fuerzas abandonaran su cuerpo, no tenía ganas ni de resistirse. El pelinegro le dio un tierno beso, ¿Cómo podía ser tan dulce en un momento como ese? Pensaba Ryou odiándose a si mismo por gustarle aquel contacto.
Argón comenzó a besarle más intensamente, bajando por su cuello. Le quitó el abrigo y deslizó las manos bajo el jersey.
Escalofríos recorrían el cuerpo del menor, pero no era por el viento que comenzaba a soplar. Aquellas manos eran suaves y muy precisas en lo que hacían, lo trataban con suma delicadeza e intensidad.
Besó su cuello dejando pequeñas marcas, después bajó hasta su ombligo y subió hasta lamer sus rosados pezones erectos, le sabía delicioso aquel pequeño cuerpo y se deleitaba con los increíbles sonidos que salían de su boca, unos gemidos angelicales. Desabrochó sus propios pantalones, le apretaban demasiado, su excitación era más que notable. Igualmente desabrochó los pantalones del rubio y lamió su miembro que también comenzaba a endurecerse.
Volvía a ser violado, la segunda vez que iba a practicar sexo y de nuevo era una violación. Pero esa vez era diferente, sentía que esa vez deseaba hacerlo, el contacto de Argón no era el mismo que el de su hermano.
El pelinegro introdujo unos de sus dedos en la entrada del menor, era muy estrecho y muy caliente, como a él le gustaba, lo que hizo que se excitara aun más, cada vez le era más difícil mantener el control de si mismo.
Para Ryou era doloroso pero las caricias y los besos de Argón lo tranquilizaban, convirtiéndolo todo en simple placer.
Cuando lo hubo dilatado lo justo no aguantó más y decidió penetrarlo aunque aun le doliera bastante. Besó sus labios y no dejó de hacerlo mientras introducía su miembro completamente erecto, muy despacio para causarle el menor daño posible. Observó su rostro sonrojado, realmente lindo y angelical. Acabó de penetrarlo de un empujón, escuchando el fuerte grito del menor, y esperó a que se calmara.
Ryou se abrazó a los hombros del mayor y para este fue la señal de que podía seguir. Comenzó a embestirlo con suavidad, acelerando poco a poco. Era sumamente estrecho y caliente, y lo estaba volviendo loco, no podía parar.
Hizo el amor con aquel pequeño angelito, viniéndose una y otra vez en su interior haciendo que él también se viniera. Ambos disfrutaron sin parar, olvidándose de todo, siendo los únicos en el mundo, hasta que las luces del alba advirtieron al pelinegro de que ya era tarde.
Se apartó del menor que ya estaba exhausto, a punto de perder el conocimiento. Fue junto a la moto y sacó de su mochila un pequeño estuche y se acercó de nuevo al rubio. Sacó una jeringuilla y un frasquito con un líquido amarillento. Se lo inyectó al menor sin andar con rodeos y volvió a guardar los utensilios. Le dio un tierno en los labios y dejó que se durmiera para no despertar nunca más. Se quedó un momento observándolo y después sacó su móvil.
—R, ha habido cambio de planes de nuevo.
— ¿Qué ha sucedido?—ya se esperaba cualquier cosa.
—Ese crío ha actuado sin mi consentimiento y ha matado a su padrastro con el veneno. Pero bueno, creo que no pasará nada, haz lo que te dije y no habrá problema.
—De acuerdo, es un principiante, que se le va a hacer. Pero espero que sepas educarlo—respondió con un suspiro.
—No te preocupes, enderezaré a ese crío.
— ¿Y qué hay con el otro?, con TÚ error—si le daba una mala respuesta sí que se enfadaría de verdad.
—Lo tengo delante de mí, muerto—no dejaba de observar aquel lindo cadáver.
—Vaya, ya era hora, no es normal en ti cometer esa clase de errores—dijo aliviado.
—Lo sé, ¿puedes enviar a la limpieza?—preguntó sin querer pensar más en ello.
—Por supuesto, ya veo donde estás, llegarán allí en un rato, puedes marcharte ya, no creo que nadie pase por ahí.
—Bien, contáctame cuando esté arreglado lo de Blake, hasta entonces dame algo de tiempo libre ¿sí?—pidió, deseando poder tomarse un descanso.
—Claro, pero en ese tiempo prepara las clases de tu nuevo alumno, confío en ti Alfa.
—No te fallaré de nuevo.
Ambos colgaron y tras echar un último vistazo al lindo cuerpo que poco a poco perdía el calor que le había dado, Argón se marchó de aquel lugar en su moto sin mirar ni un instante atrás.

~~~~~~~~~~~~~~~SEXO~~~MUERTE~~~ROCK~~~~~~~~~~~~~~~
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~FIN~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

4 comentarios:

  1. ES VERDAD CONTINUA ENREALIDAD A MI NO ME GUSTO EN NADA EL FINAL PROBRECITO EL RUBIO MURIO OJALA QUE EL MUERA EJEJJEJE

    ResponderEliminar
  2. Se qe es un fina triste pero tambien era necesario.
    Pronto espero poder continuarlo, tengo mucho que contar sobre Argón y ya tengo la idea de la tercera parte

    ResponderEliminar
  3. NO PUEDE SER....POR Q RAYOS TUVO QUE MORIR EL ANGELITO...aunq, el fic estuvo demasiado bueno XD

    ResponderEliminar
  4. Como que era necesario que muriese! o.o n-no, no se mata a los angelitos........ Yo le cogí mucho cariño, mas del que esperaba, incluso lloré cuando leí la muerte y yo no soy de las que llora. No me gustó el final.
    Por cierto, aparte de lo de arriba, escribes muy bien. El fanfic en si me gusto

    ResponderEliminar