El Demonio Castigado y el Íncubo 2 [cap.6]


Título: El Demonio Castigado y el Íncubo 2

Segundo Libro: "Las Dudas del Íncubo"
Fandom: The Map of Tokyo Savage
Pareja: Hageshii ♥ Konome y más...
Autor: KiraH69
Género: Shota-Yaoi
Clasificación: +18
Advertencias: Lemon
Capítulos: 7 (6 de 7)
Resumen: Han pasado cinco años de feliz relación entre Hageshii y Konome desde el Primer Libro. Pero ahora sus sentimientos se pondrán en duda por un manipulador compañero.
Los personajes Takashi, Konome y Katsuragi, y la casa de té, están sacados del manga yaoi Tokyo Yaban no Chizo (The Map of Tokyo Savage) de la mangaka Dr. Ten. El resto son originales míos.

“—Todo esto me trae muchos recuerdos—pensaba Hageshii, sentado en la sala de espera del aeropuerto— ¿Mi pecho dolió tanto en el pasado? No lo recuerdo, pasaron tantas cosas… recuerdo que había algo doloroso, pero no recuerdo el qué. Era culpable… me sentía culpable… pero no recuerdo si mis sentimientos llegaron a ser tan fuertes, tal vez me sentía más culpable porque nunca lo fueron. No quiero volver a sentirme culpable, si le ocurriera algo a Konome por mi error no habría castigo suficiente para eliminar mi culpa. Sé que no puedo hacerle feliz, yo nunca podría hacer feliz a nadie, probablemente con Takashi esté mejor y más le vale a ese idiota cuidarle bien.”
—¡¡HAGII!!—el joven levantó la cabeza al escuchar ese nombre.
Vio correr a Konome hacia él y antes de que pudiera reaccionar este se lanzó sobre él abrazándolo muy fuerte.
— ¿Q-qué haces aquí?—le preguntó sin poder evitar corresponder a su abrazo.
—Idi… ota… Hagii… idiota…—decía entre sollozos apretándose todo lo que podía al cuerpo del demonio.
—Konome…
— ¡No! ¡Calla! ¡Deja de decidir las cosas tú solo!—gritó enfadado como no lo había estado nunca—. Yo te amo… no sé porqué dudé… pero fui un tonto al hacerlo. Si no es Hagii no se siente bien… solo quiero que me abrace Hagii.
Hageshii levantó el rostro del íncubo y le miró un momento enternecido. Le besó dulcemente y le estrechó fuerte entre sus brazos. Tras unos momentos le apartó suavemente y le miró sonriente.
—Te amo… te amo con todo mi corazón… No será bueno que esté a tu lado, pueden pasarte cosas malas por mi culpa… pero haré todo lo que tú desees, si eres feliz a mi lado te protegeré con mi vida de todo lo que pueda pasar.
— ¿Entonces no te irás?—preguntó el pelinegro preocupado.
— ¿Cómo podría hacerlo después de haberme dicho que me amas?—acarició sus orejas por encima del gorro y le dio un beso en la mejilla— ¿Qué te parece si hacemos un viaje? Muy lejos nosotros solos.
— ¿Viaje? ¿A otro país?—preguntó confundido.
—Sí, a donde tú quieras y haremos lo que tú quieras—le contestó sonriente.
—Quiero ir a Europa, a Francia, y hacer el amor todo el tiempo—se abrazó muy feliz al demonio.
—Todo lo que desees.
Se levantaron y fueron al lado de Katsuragi que les observaba a unos metros.
—Hola Katsuragi ¿puedes quedarte un momento con Konome en lo que compro unos billetes?—le dijo con una sonrisa que le hizo temblar.
— ¿Billetes a dónde?—“La forma en que me mira da miedo ¿me habrá pillado? No creo pero…”
—A Francia, voy a viajar un tiempo con Konome—se podía palpar la tensión en el aire.
—Qué bien, me alegro Kuroichi.
Hageshii fue a comprar los billetes dejando a Konome con Katsuragi.
—Al parecer ahora sois muy felices, me alegra que te hayas aclarado—le dijo al pequeño que no dejaba de observar al demonio.
—Sí, no sé qué habría sido de mí si Hagii se hubiera marchado—la sonrisa de su rostro no se borraba.
El ojiverde se quedó mirándolo pensando que lo que había hecho había servido para algo. Hageshii regresó al poco rato con un par de billetes en la mano.
—Bueno, saldremos en una hora, ya puedes marcharte Katsuragi—le estaba diciendo educadamente que se largara.
—Sí, espero que disfrutéis.
—¡Ah! Y una cosa más—el demonio le agarró por el brazo y le susurró sin que Konome le oyera—esta vez te lo paso porque al final nos ha venido bien pero la próxima vez que te metas en nuestra vida te mataré.
Katsuragi se quedó blanco, sabía que no bromeaba para nada. Jamás se le ocurriría volver a decirle una palabra sobre sentimientos a Konome. El ojiverde regresó a la casa de té dejando a los dos jóvenes haciéndose carantoñas. Takashi lo estaba esperando en la barra.
— ¿Y bien? ¿Qué ha pasado al final?—le preguntó—supongo que estarán juntos ya que no has regresado con Konome.
—Exacto, se van a ir de viaje a Francia, no sé cuando regresarán.
—Espero que se lo pasen bien.
— ¿En serio? Creía que querías regresar con Konome. ¿A qué se debe ese cambio de opinión?—Katsuragi ya estaba acostumbrado a los cambios del moreno.
—Cuando vi a Konome llorar por Hageshii me di cuenta de que en verdad lo ama y de que sobretodo quiero que él sea feliz. Le he cuidado por mucho tiempo y supongo que es hora de que le cuide otro. ¿Y quien mejor que Hageshii quien dio su vida por él?—en ese momento Takashi parecía muy maduro.
—Tienes razón, dejémoslos tranquilos, que sean felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada