El Demonio Castigado y el Íncubo 2 [cap.4]


Título: El Demonio Castigado y el Íncubo 2

Segundo Libro: "Las Dudas del Íncubo"
Fandom: The Map of Tokyo Savage
Pareja: Hageshii ♥ Konome y más...
Autor: KiraH69
Género: Shota-Yaoi
Clasificación: +18
Advertencias: Lemon
Capítulos: 7 (4 de 7)
Resumen: Han pasado cinco años de feliz relación entre Hageshii y Konome desde el Primer Libro. Pero ahora sus sentimientos se pondrán en duda por un manipulador compañero.
Los personajes Takashi, Konome y Katsuragi, y la casa de té, están sacados del manga yaoi Tokyo Yaban no Chizo (The Map of Tokyo Savage) de la mangaka Dr. Ten. El resto son originales míos.


El íncubo se despertó por la mañana solo en la cama como muchos días, desde que Hageshii trabajaba añoraba mucho despertar entre la calidez de sus brazos como al principio. Se levantó con una lentitud y una desgana como no solía tener. Bajó a la casa de té después de vestirse con sus pantalones cortos y su sudadera y se sentó en la barra esperando su leche con cacao matutina.
— ¿Qué te pasa Konome? Últimamente no levantas cabeza y eso que ayer debiste pasártelo bien con Kuroichi ¿cierto?
—Umm… bueno es que… es sobre lo que dijiste… que puede que lo mío con Hagii sea solo un capricho mío…
—Estoy seguro de que Kuroichi te ama como al principio, se ve igual de embobado cuando te mira que un adolescente enamorado.
—Sí, yo ya no dudo de sus sentimientos, ayer me lo dejó muy claro. De lo que dudo ahora… es de mis sentimientos—enterró la cara entre sus brazos con las orejas gachas.
— ¿Crees que tal vez no estés enamorado de Kuroichi? Bueno, eso es una posibilidad, al fin y al cabo cuando empezasteis tú eras tan solo un niño sin muchas luces, no te ofendas.
—No te preocupes, lo sé.
—Yo no creo que un niño pueda enamorarse, es posible que se encariñe con una persona, pero el amor es otra cosa. Deberías dejar de perder tiempo y aclararte, si sigues así lo único que vas a lograr es hacer daño a Kuroichi y a ti mismo.
—Pero… pero ¿Cómo me aclaro? No sé qué hacer—removía con la cuchara el cacao mirando a la nada.
—Si estás solo con él por un capricho sentirás lo mismo al hacerlo con otra persona—“Qué fácil es manipular a Konome, sigue siendo tan inocente como antes”.
— ¿Quieres decir que si me acuesto con otra persona y siento lo mismo que con Hagii significará que no le amo?—para él hacer el amor era algo natural y necesario, antes no le habría importado hacerlo con cualquiera pero desde que estaba con Hageshii no lo había hecho con nadie más, el demonio le daba toda la comida que necesitaba y más.
—Eso es, podrías probar, no pierdes nada.
—Ayer Hagii dijo que lo hiciera como necesitara, ¿pero no le importará si me acuesto con otro? ¿No sería engañarle?
—No creo que le importe si eso aclara tus sentimientos, si alguien intenta acostarse contigo probablemente Kuroichi lo mate, pero si eres tú el que quiere no creo que haga nada.
—Pero un así, ¿con quién podría hacerlo? Si es un desconocido total no creo que sienta nada.
— ¿Qué te parece Shinohara? Cuando eras pequeño siempre lo hacías con él y creo que le encantaría volver a ser tu comida
—Sí… puede que con Takashi… Se lo pediré…—el íncubo no estaba muy convencido pero quería aclarar sus sentimientos cuanto antes.
Se levantó y fue a su cuarto, se quedó tumbado en la cama encogido sobre si mismo, sin poder dejar de pensar en lo que iba a hacer y en si Hageshii le perdonaría.


—“Esto va rodado, ¿Cómo puede ser tan fácil? Pero no debo estar tan alegre, como Kuroichi se entere de que soy yo el que manipula a Konome para que le ponga los cuernos estoy muerto, no quiero ni pensar la tortura que me esperaría.”
— ¿Qué hay Katsuragi?—Takashi bajó a la casa de té recién levantado con un aspecto muy descuidado—. He visto a Konome cuando regresaba al cuarto, tenía una nube negra sobre su cabeza.
—Creo que vas a conseguir lo que deseabas—le dijo simplemente el ojiverde.
— ¿A qué te refieres?—preguntó extrañado, observando la pequeña y perversa sonrisa que se dibujaba en el rostro del mayor.
—Probablemente hoy mismo, a más tardar mañana, Konome te pedirá que te acuestes con él—le explicó.
—Dime que no es una broma—le pidió agarrándole por el cuello de la camisa mirándole con ojos como platos.
—Ese pequeño quiere comprobar si está en verdad enamorado de Kuroichi o si es solo un capricho, tú serás quien se lo aclare, de ti depende que ese pequeño prefiera seguir con Kuroichi o que regrese contigo.
—Al fin, voy a vengarme de ese estúpido demonio por arrebatarme a mi íncubo—reía el moreno viendo ya su victoria.
—Y eso que antes te alegrabas de que Konome fuera feliz con Kuroichi—era sorprendente el cambio que el exorcista había tenido, al principio siempre había intentado que el pelirrojo cediera ante el menor y fuera de una vez su amante, sin embargo ahora todo era rencor hacia él.
—Lo que pasa es que ya no aguanto más a ese maldito demonio, desde que ya no tiene encima su castigo me lo ha quitado todo. Primero se queda con Konome y ahora todos los demonios solo quieren pelear con él. ¿Qué será lo próximo?
— ¿Es que acaso tienes algo más?—preguntó burlón
—Gracias por los ánimos—contestó cabizbajo.

Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada