El Demonio Castigado y el Íncubo 1 [cap.7]


Título: El Demonio Castigado y el Íncubo
Fandom: The Map of Tokyo Savage
Pareja: Original ♥ Konome y más...
Autor: KiraH69
Género: Shota-Yaoi
Clasificación: +18
Advertencias: Lemon
Capítulos: 16 (7 de 16) Primer Libro
Resumen: A un poderoso demonio lo han castigado por un pecado del pasado quitándole sus poderes y prohibiéndole disfrutar. Pero un íncubo, demonio que se alimenta de sexo, es demasiada tentación. Los personajes (salvo el demonio castigado que es original mío) están sacados del manga yaoi Tokyo Yaban no Chizo (The Map of Tokyo Savage) del mangaka Dr. Ten.

Por la tarde Takashi regresó a la casa de té y se sentó a hablar con Katsuragi.
—Bueno, ¿Qué? ¿Has encontrado ya una solución?—preguntó tomando un sorbo de su taza.
—Aún no.
— ¿Tan difícil es quitarle una maldición?
—Lo difícil no es quitarle la maldición, sino evitar destruir a Kuroichi en el proceso—le explicó mientras preparaba un chocolate para el pequeño—. ¿Uh? ¿Dónde está Konome?
El pequeño íncubo había entrado en la habitación de Hageshii sin poder esperar más.
— ¿Hagii? despierta Hagii—le decía lamiendo su rostro.
Al ver que no reaccionaba siguió besándole para intentar despertarle, aquella era la única manera que conocía para hacerle reaccionar. Le quitó la camisa y lamió mordisqueando los pezones, jugando con ellos. Se quitó la sudadera quedando desnudo y también desnudó al otro, frotando su cuerpo contra el del moreno. Siguió bajando con su lengua hasta su miembro, metiéndoselo en la boca. Le sorprendió que por mucho que lo lamía no reaccionara. Chupó sus propios dedos y comenzó a lubricar su entrada. Cuando se había dilatado lo suficiente se penetró con el miembro aun flácido de Hageshii.
— ¡Nya! Hagii, despierta—gemía el íncubo frotándose contra el moreno.
El miembro de Hageshii comenzaba a ponerse duro en el estrecho interior del pequeño. Konome se movía con mayor intensidad sintiendo como, lo que invadía su interior, aumentaba de tamaño.

—Konome ¿estás aquí?—Shinohara y Katsuragi entraron en la habitación y ambos se quedaron con la boca abierta.
Konome estaba sentado sobre Hageshii y este lo sostenía por los muslos, embistiéndole con mayor intensidad cada vez. El íncubo gemía y agitaba las colas sintiendo gran placer, abrazándose al cuello de Hageshii. El pequeño se vino entre los vientres de ambos soltando un delicioso gemido que hizo llegar también al éxtasis al mayor, que se vino en su interior. Hageshii abrazó al pequeño fuertemente con lágrimas en los ojos.
— ¡O-oye! Hageshii, ¿ya... estás bien?—preguntó Takashi entrando en la habitación.
—Am... Sí, creo que Konome ha hecho desaparecer la maldición—contestó acariciando el rostro del pequeño.
—Vaya, quien iba a pensar que ese íncubo tuviera el poder para hacer algo así—exclamó Katsuragi sorprendido desviando la mirada de los dos cuerpos desnudos.
—Sí, cada vez me sorprende más—Takashi sonreía sin dejar de observar—. ¿Hageshii, que tal si nos explicas qué es lo que te ha pasado?
—Esto... bueno... supongo que os debo una explicación. Veréis...

FLASH BACK
Hageshii estaba muy cabreado con Shinohara, odiaba que lo hubiera podido manipular con tanta facilidad. Sin darse cuenta había llegado andando hasta una explanada. No sabía porqué estaba allí pero se quedó de pie sin moverse.
— ¿Has disfrutado?—una voz salida de la nada se escuchó en aquel lugar.
—Batsu... yo... yo no quería—se había puesto nervioso y no sabía qué hacer—. Yo sólo lo hice para ayudar a Konome. No quería disfrutar, lo juro.
— ¿Lo juras? ¿De qué sirve el juramento de un demonio como tú? has incumplido tu condena y ahora debes pagar por ello. Tendrás un castigo por lo que has hecho—el tono de aquella voz era de furia, cualquier otro habría temblado de miedo.
—No, por favor, perdóneme—suplicó desesperado.
—Sabes que no puedo hacer eso. Durante un mes te privaré de tus sentidos. No podrás ver, oír, oler, saborear ni sentir nada con tu piel. Por haber disfrutado y así incumplido tu condena ya no podrás sentir nada durante un mes.
FIN FLASH BACK

—Y eso fue lo que pasó—acabó de explicar el joven.
—Vaya, sí que te has extendido mucho—dijo sarcástico Takashi—. ¿Qué tal si nos explicas algo más sobre eso de tu condena y ese demonio?
—No. No voy a explicar nada más. No es de vuestra incumbencia—respondió vistiendo al pequeño con la sudadera. Konome intentó besarle pero Hageshii lo puso en el suelo y lo apartó de si—. Lo siento chiquito pero no puedo tener nada contigo, mucho menos después de todo lo que ha pasado por culpa de ese estúpido de Shinohara.
— ¡Oye!—exclamó Takashi aludido.
— ¡Cierra el pico! Por tu culpa he estado a punto de quedarme durante un mes sumido en esa horrible oscuridad. Como vuelvas a hacerme algo así te juro que acabo contigo aunque sea lo último que haga—le amenazó Hageshii con rostro serio.
—Entendido, no haré que disfrutes más.
—Eso es. Ahora voy a regresar a los dormitorios, mañana hay que madrugar.
—Kuroichi, ¿no preferirías quedarte en esta habitación? creo que sería más seguro ¿no crees?—le propuso Katsuragi.
—Um... sí, creo que será mejor. Entonces voy a recoger mis cosas y a avisar.
—Es cierto, tendrás que decírselo a tu familia, bueno, a la familia de Akatsuki.
—Eso no es necesario, no tiene familia.
— ¿Entonces cómo sobrevives? ¿De dónde sacas el dinero para las cosas?—preguntó el ojiverde extrañado.
—Soy mangaka, no gano mucho dinero pero el suficiente para vivir. Por cierto ¿y tú quién eres?—ahora que lo pensaba no conocía a ese hombre.
—Me llamo Katsuragi Kira, soy el dueño de la casa de té sobre la que estamos y también soy el casero de estas habitaciones.
—Encantado de conocerte, yo soy Kuroichi Hageshii.
—Ya vale de presentaciones. He decidido que yo también me vengo a vivir aquí—dijo sonriente Takashi.
— ¿Y eso? estabas muy contento con vivir en los dormitorios del colegio—Katsuragi le miró sospechando.
—Bueno, aquí es más fácil estar con Konome, no tengo que preocuparme de que le descubran, además si tengo que ir a trabajar hay otros para alimentarlo.
— ¡Te he dicho que yo no voy a hacerlo!—le gritó Hageshii.
—No me refería a ti si no a Katsuragi.
— ¿Tú también?—le miró con cara de desagrado.
—Solo si es extremadamente necesario. Yo no soy un pervertido como Shinohara.
— ¡Oye!
— ¡Agh! pobre Konome.

Continuará...

1 comentario:

  1. Pobre konome >.< a ver que pasara. Yo quiero que hagan el trio :Q____

    ResponderEliminar